Miércoles, 10 de Marzo de 2010

Un sondeo pone la victoria de Brown a tiro

Los laboristas superan a los conservadores en las circunscripciones más disputadas

IÑIGO SÁENZ DE UGARTE ·10/03/2010 - 00:05h

efe - Brown tiene motivos para ser optimista.

La letra pequeña de los sondeos tampoco es favorable a los conservadores británicos. El diario The Times publicó ayer una encuesta centrada en un centenar de escaños que serán decisivos en el resultado electoral. La conclusión es que los tories no tienen garantizada la victoria y que las urnas podrían arrojar un Parlamento sin mayoría absoluta.

El ascenso electoral con respecto a 2005 del partido de David Cameron es un hecho, y por eso el sondeo prescinde de los 50 escaños laboristas más vulnerables al avance conservador. Pero sus opciones no son tan brillantes en los cien siguientes. En esas circunscripciones, laboristas y tories están casi empatados con un 38% de la intención de voto. El resultado es, por tanto, incierto. La recuperación de la oposición obtuvo el 31,2% en esas zonas en 2005 puede no ser suficiente para concederle los 326 escaños que dan la mayoría absoluta.

El mensaje de cambio de los conservadores encuentra aún fuertes resistencias en muchos de estos distritos. Según el sondeo, esas reticencias son mayores entre las mujeres. Sólo un 32% de ellas cree que ha llegado el momento del líder conservador.

Cameron contempla preocupado cómo la precampaña está dominada en las últimas semanas por noticias negativas. El caso del multimillonario y vicepresidente conservador, Lord Ashcroft, acapara las portadas y ofrece una pésima imagen del liderazgo de Cameron.

Los tories prometen más transparencia

Hace unos días, se supo que Ashcroft, residente en el paraíso fiscal de Belice, sólo paga una parte ínfima de sus impuestos en Reino Unido. Fue elegido en el año 2000 miembro de la Cámara de los Lores a propuesta de los conservadores con la promesa de que trasladaría su residencia fiscal a Reino Unido, y ahora está claro que no la cumplió del todo.

Ashcroft ha donado hasta diez millones de libras al partido. Ahora que los tories prometen más transparencia y piden sacrificios económicos a los contribuyentes, da muy mala imagen la estrecha relación de la cúpula del partido con un millonario que disfruta de vacaciones fiscales permanentes.