Martes, 9 de Marzo de 2010

La cúpula del PP se desmarca de la censura de fotos en Valencia

Santamaría insta a los responsables a dar explicaciones, mientras Fabra los justifica

M. J. GÜEMES ·09/03/2010 - 22:45h

juan navarro - Varios centenares de personas se concentraron ayer ante la puerta del MuVIM para mostrar su repulsa por lo ocurrido.

La censura de unas fotos en Valencia, en su mayoría relacionadas con el caso Gürtel, ha provocado otro lío interno en el PP y un nuevo roce entre la cúpula nacional y el presidente de la Generalitat, Francisco Camps.

Hoy, dos dirigentes del Comité de Dirección conservador mostraron su disconformidad con la decisión adoptada por la Diputación valenciana. La portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, señaló que era a esta institución a quien le correspondía "dar explicaciones oficiales sobre el caso" pero quiso destacar que su partido está "en contra de cualquier tipo de censura". En declaraciones a Onda Cero, Sáenz de Santamaría lanzó la pelota sobre el tejado de la Comunidad valenciana mostrándose convencida de que "lo mejor" era que todo se aclarase "con transparencia" desde allí.

El mundo del arte y la cultura se manifiesta ante el MuVIM

El vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, también se descolgó, en cierta forma, de los suyos. Tampoco llegó a condenar lo ocurrido pero, al menos, rompió una lanza en defensa de Román de la Calle, quien el lunes abandonó la dirección del Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat como muestra de su rechazo por la purga. Pons le calificó de "extraordinario profesional". Además, no dudó en defender el foto periodismo y en pedir que se fomenten y apoyen este tipo de muestras. No en vano él fue el promotor de esta iniciativa cuando era consejero de la Generalitat.

El silencio de Rajoy

Las palabras de ambos resaltaron ante el silencio de su jefe de filas. El lunes pasado, Mariano Rajoy rehuyo hacer cualquier comentario sobre este asunto alegando que no era "competencia suya".

Pons califica al ex director de "extraordinario profesional"

Eso sí, Pons en las dos entrevistas que concedió, en Telecinco y Punto Radio, no quiso levantar más suspicacias entre sus compañeros valencianos. Por eso evitó entrar en detalles. Se excusó diciendo que sólo conocía los datos que le había dado la Diputación de Valencia. Pero cuando le preguntaron cuáles eran las razones, Pons no supo responder.

La Diputación mantiene que fue "una decisión interna del área de Cultura", "consensuada" con De la Calle. Pero es una versión contradictoria con la del ex director quien renunció al cargo "por no querer ser partícipe de ninguna mengua de la libertad de expresión".

El presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, afirmó hoy que él le "habría cesado" y comentó que discrepaba "profundamente" de la opinión de Rita Barberá. La alcaldesa de Valencia había señalado que cuando alguien se compromete con una exposición "hay que mantenerla".

Por otra parte, varios centenares de personas se concentraron hoy ante la puerta del MuVIM para mostrar su desacuerdo. El encuentro fue convocado a través de correos electrónicos por la Asociación Valenciana de Críticos de Arte (AVCA), Artistes Visuales de Valencia, Alicante y Castellón (AVVAC) y Ciutadans por una Cultura Democrática y Participativa, informa Toni García de Dios. Al acto acudieron representantes políticos pero sobre todo personas del mundo de la cultura muchos de ellos con lágrimas en los ojos.

"Todos somos Román"

Algunos asistentes y personal del museo llevaban camisetas con el lema "Todos somos Román". Durante el acto hubo gritos pidiendo la dimisión del presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus. El momento álgido llegó cuando el ex director salió a las puertas del museo y se dejó llevar por la emoción. Con el catálogo de la exposición en la mano, se dirigió a los allí congregados al grito de "Viva la libertad de expresión!".

En su alocución, De la Calle acuñó el terminó de caso Caturla para referirse al acto de censura, en referencia al diputado de economía, Máximo Caturla, brazo ejecutor de la sentencia de muerte de la exposición. Y aseguró que, en este momento, si tuviera 20 años "haría Ciencias Políticas".