Martes, 9 de Marzo de 2010

El pacto anticrisis aprueba su primer examen en el Congreso

Los grupos apoyan que se aplique un IVA reducido a las obras de rehabilitación de viviendas

MIGUEL ÁNGEL MARFULL ·09/03/2010 - 22:15h

Un momento de la sesión plenaria celebrada ayer en el Congreso de los Diputados. - EFE

No era la prueba de reválida, sino un simple examen de acceso, pero el pacto de Estado contra la crisis que el Gobierno negocia con los partidos salió airoso de su primera evaluación en el Congreso por unanimidad, sin ningún voto en contra. El espíritu de este intento de acuerdo se salvó así al concitar el primer consenso de todos los grupos sobre una iniciativa adelantada en diciembre por el PP que comparte la esencia de la oferta planteada por el Ejecutivo en la mesa del pacto.

El impulso a la industria de rehabilitación de viviendas mediante la aplicación del tipo reducido del IVA el 8%, a partir del 1 de julio a sus trabajos es uno de los puntos abrazados por todos los partidos. Esta sintonía se reflejó  en el apoyo a la toma en consideración de una propuesta del PP para dar este tratamiento de favor fiscal a los "servicios de fontanería, pintura, electricidad y carpintería".

El PP cree que la Cámara acepta que «bajando impuestos se recauda más»

Cristóbal Montoro subió con esta caja de herramientas a la tribuna para atornillar, no el futuro del pacto anticrisis, sino la ecuación fiscal por la que aboga el partido de Mariano Rajoy: se pueden obtener más ingresos con una fiscalidad más baja.

El portavoz de Economía del PP era consciente de que "el sentido político" de su iniciativa iba "más allá" de la literalidad minimalista de su propuesta. Para Montoro, el visto bueno que dieron todos los partidos a una rebaja parcial del IVA "despeja la voluntad de la Cámara" de aceptar que "bajando impuestos se recauda más porque se promueve más actividad económica".

"Eso" del pacto, en el Congreso

Que «bajen los impuestos y suban los ingresos» es un milagro, según IU

"Espero una actitud positiva de todos, y especialmente del PSOE, porque es aquí [en el Congreso] donde debemos llevar adelante eso que el Gobierno nos presenta como la búsqueda de un pacto", defendió Montoro antes de la votación. Y, una vez concluida, encontró tanta receptividad como matices a su propuesta porparte del resto de grupos.

La iniciativa sacó del Palacio de Zurbano escenario de la negociación del pacto anticrisis la primera materialización real de uno de los puntos sobre los que se quiere forjar el acuerdo.

El PSOE apoyó la iniciativa con la intención de "modularla" durante su tramitación. Montserrat Colldefornsdescribió la proposición del PP como "una caja con un tarjetón que anuncia una reducción del IVA a la rehabilitación de viviendas, y que, al abrirse, tiene un contenido diferente". Previamente, el portavoz socialista, José Antonio Alonso, había allanado el consenso, a pesar de considerar la propuesta conservadora "menos ambiciosa" que la del Gobierno.

El PSOE considera «menos ambiciosa» la propuesta del PP que la del Ejecutivo

CiU, que también ha abogado en el Congreso por el impulso a la industria de la rehabilitación, se sumó a la idea del PP y apremió al Ejecutivo a que la rebaja del IVA se aplique "en un plazo máximo de quince días". Los largos tiempos de la tramitación parlamentaria harán difícil que se cumpla este deseo. El PNV calificó la propuesta de "oportuna y adecuada". Si no es fácil a largo plazo reconvertir la mano de obra que la construcción ha abandonado en el paro, a corto plazo la rebaja fiscal sí puede suponer una solución, defendió Pedro Azpiazu.

El "milagro de Montoro"

La carga más crítica llegó por cuenta de IU. "Es difícil para un no creyente decidirse entre el ajuste de Zurbano y el milagro de Montoro", ironizó Gaspar Llamazares. Según el portavoz de IU, "la propuesta milagrosa" es lograr que, "en plena crisis, bajen los impuestos y suban los ingresos".

Llamazares se dijo escéptico ante la propuesta de Montoro, porque "no es la solución a la crisis", igual que de-sacralizó las ofertas del Gobierno. La única respuesta, a su juicio, exige impuestos progresivos, lucha "de verdad" contra el fraude y más inversión pública.

Una pregunta, tan coloquial como extendida, ¿La factura, con o sin IVA?, encabezó el escepticismo de Nafarroa Bai. "¿Cómo se va a aplicar un tipo reducido sobre algo que no se paga?", receló Uxue Barkos.

Una propuesta para 350.000 empleos 

La oferta del ejecutivo
El Gobierno ha planteado a los partidos la reducción del tipo del IVA al 8% para todo tipo de obra de rehabilitación de vivienda durante dos años, a partir del 1 de julio, así como una deducción extraordinaria del IRPF del 10% por obras de mejora que tengan por objeto la rehabilitación energética, instalaciones de suministros o la accesibilidad para personas con movilidad reducida, a los contribuyentes de renta inferior a 33.007 euros. Según el Ejecutivo, la medida permitirá crear 350.000 empleos.

Posibilidad de acuerdo
El PP apoya las líneas generales de la oferta lanzada por el Gobierno en la negociación de un pacto de Estado contra la crisis. De hecho, ha recordado que presentó una propuesta similar antes de que lo hiciera el Ejecutivo, al que acusa de copiar su idea. La proposición del PP quiere que se aplique el IVA reducido –actualmente del 7%, pero que en julio subirá al 8%– a los arreglos en viviendas, siempre que se realicen como mínimo dos años después de la construcción y que la persona que haga las obras no aporte los materiales y, si lo hace, que éstos no superen el 20% de la base imponible de la factura.

La alternativa de IU
IU propone una subvención del 25% de las obras de rehabilitación y eficiencia energética, modernización de las instalaciones eléctricas y de fontanería, o mejora de la accesibilidad de las primeras viviendas residenciales. Esta ayuda sería acumulable a otras ahora vigentes, movilizaría 20.000 millones de euros y crearía 700.000 puestos de trabajo, según este partido.