Martes, 9 de Marzo de 2010

Salgado reabre el debate del impuesto para ricos

La vicepresidenta económica cree que "tal vez" fue un error haber eliminado el gravamen sobre patrimonio. Miembros del Gobierno defienden recuperar el tributo, aunque la mayoría se opone

S. R. A / P.G. ·09/03/2010 - 22:05h

La gravedad de la crisis ha hecho que la vicepresidenta económica, Elena Salgado, dude sobre si se hizo bien en eliminar el Impuesto de Patrimonio que en 2008, el último año de aplicación, supuso unos ingresos de unos 2.000 millones a las arcas públicas. Salgado reabrió este martes el debate sobre la tributación de las rentas más altas al señalar que "tal vez, si hubiéramos previsto esta crisis, no habríamos eliminado el Impuesto del Patrimonio, por poner un ejemplo".

Un acto de contrición que contrasta, sin embargo, con la opinión del propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien horas antes, en la noche del lunes, subrayó, en una entrevista en TVE, que uno de los logros fiscales del Ejecutivo ha sido la eliminación de este tributo.

Volver a aplicarlo es "complicado" de articular y tiene coste político

En cualquier caso, la propia ministra de Economía y Hacienda precisó que, una vez suprimido, este tributo es "difícil" de reponer, pues corresponde a las comunidades autónomas, según declaró en una entrevista con Onda Cero.

Un portavoz del ministerio aseguró este martes que "no hay intención de recuperar" este impuesto para ricos. No obstante, el Gobierno se planteó rescatarlo como medio para imponer otro peaje fiscal a las grandes fortunas, al estilo del que existe en Francia, durante la negociación de los Presupuestos del Estado para 2010.

Dentro del Gobierno, algunos miembros defienden recuperar esta carga fiscal que supondría una inyección directa de dinero a las arcas públicas en un momento en el que el gasto por desempleo se ha disparado y los ingresos fiscales han menguado. Además, supondría un guiño hacia el electorado, como muestra de que los sacrificios por la crisis también alcanzan a los más pudientes (en Portugal y Reino Unido, por ejemplo, han subido el IRPF para los ingresos más altos).

Salgado dice que la subida del IVA sólo se trasladará en un 50% a los precios

Sin embargo, en el seno del Ejecutivo son mayoría los que opinan que no se debe resucitar este impuesto para las grandes fortunas, pues sería "complicado" de articular, según fuentes gubernamentales, y tendría un coste político porque desencadenaría una batalla con ciertas comunidades autónomas. En definitiva, recuperarlo sería más gravoso que intentar compensarlo por otras vías.

Para volverlo a incluir en la normativa fiscal habría que pactarlo con las autonomías, y algunas de ellas, como la de Madrid, ya habían anunciado a bombo y platillo su intención de suprimirlo (aunque el Gobierno ya había decidido su eliminación). Además, está el problema de que, en el último acuerdo de financiación autonómica, se pactó compensar a las comunidades con unos 2.000 millones de euros por la supresión de Patrimonio. Si se recuperase el tributo, habría que renegociar y modificar este punto.

Otro elemento de peso es que su eliminación fue una de las promesas de Rodríguez Zapatero, en los comicios del 9 de marzo de 2008. Un mes después, el 18 de abril, el entonces vicepresidente económico, Pedro Solbes, anunció, a un tiempo, que se erradicaba el Impuesto sobre el Patrimonio y que se aprobaba la devolución de 400 euros a los contribuyentes.

Este martes, Elena Salgado elogió, en general, las medidas de su antecesor al afirmar que "con la información que teníamos [del alcance y la duración de la crisis], creo que Solbes tomó las medidas adecuadas". No obstante, el propio Solbes ya dijo en junio de 2008 que "si hubiéramos conocido la evolución" de la crisis "seguramente" habría hecho "un diseño de otras características" en vez de deducir los 400 euros.

Impacto del IVA

La vicepresidenta económica también recordó que la subida del IVA a partir del 1 de julio (del 16% al 18%, el general, y del 7% al 8%, el reducido) recaudará 8.000 millones de euros. Y aseguró que "se trasladará sólo en el entorno de un 50%" a los precios. Esto supone que las empresas asumirán la mitad de ese sobrecoste, aunque algunas, como las inmobiliarias, se niegan a hacerlo. La Fundación de las Cajas (Funcas) ya estimó que el alza del IVA subiría seis décimas el Índice de Precios de Consumo (IPC).

Según Salgado, la elevación del impuesto "no tendrá efecto en la media de crecimiento [del consumo] del año" ya que la prevista caída de del gasto en el tercer trimestre se compensaría con el incremento en el segundo y la normalización en el último, como ha pasado en Alemania y Reino Unido. No aclaró si la subida del IVA se mantendrá cuando la economía se recupere. Y añadió que "a nadie le gusta que suban los impuestos y al Gobierno le encantaría no tener que hacerlo, pero la situa-ción económica así lo exige".