Miércoles, 10 de Marzo de 2010

Unos 140.000 edificios siguen sin TDT

Hoy arranca la última fase del apagón analógico

ANTONIO G. GIL-GARCÍA ·10/03/2010 - 09:00h

Los bloques más antiguos son los que requieren una mayor inversión. - ÁNGEL NAVARRETE

La vieja televisión analógica agota sus últimos días. Hoy comienza la última fase del llamado apagón analógico, que convertirá a la TDT en la única televisión terrestre a partir del próximo 2 de abril. A menos de un mes de ese momento, y cuando 15 millones de españoles sólo pueden ver ya la TDT, el Gobierno y los operadores relacionados con la transición a la televisión digital están satisfechos con la marcha del proceso, aunque todavía hay muchos rezagados que tendrán que darse prisa si no quieren encontrarse con la pantalla en negro el 3 de abril.

"La mayor parte del trabajo ya se ha hecho, pero quedan aquellas personas que no tienen conciencia de que viene el apagón y todavía hay edificios pendientes de adaptación", advierte Martín Pérez, presidente de la patronal de empresas de electrónica, Asimelec. Según sus estimaciones, a día de hoy quedan unos 140.000 edificios cuyas antenas aún no están adaptadas, lo que se corresponde con el 7% de los hogares que, a juicio del Ministerio de Industria, siguen sin estar preparados para la nueva era. Estos edificios suelen ser los más antiguos, cuya adaptación supone un mayor coste para las comunidades de vecinos. Aunque el coste varía según el estado del cableado, antenizar un bloque de viviendas puede costar entre 80 y 100 euros por vecino, al margen de la adquisición del descodificador.

Este mes se venderán cerca de dos millones de descodificadores

Empresas fraudulentas

En cualquier caso, la cercanía del apagón ha elevado en las últimas semanas la demanda de trabajo para las empresas instaladoras, que están "trabajando a tope" estos días, según señala el director gerente de la Federación de Instaladores de Telecomunicaciones (Fenitel), Miguel Ángel García Argüelles, que resalta que las malas condiciones meteorológicas están además dificultando el trabajo a la intemperie.

Por otro lado, García Argüelles advierte de que la transición a la TDT ha causado una especie de "efecto llamada" que ha hecho proliferar empresas que realizan instalaciones sin estar autorizadas para ello. En este sentido, recomienda a los usuarios exigir el número de registro de empresa instaladora de telecomunicaciones para evitar los fraudes. Además, aunque considera que el sector puede atender la demanda sin problemas, conseja "no esperar al último día" para llamar al técnico, con el fin de evitar cuellos de botella.

Digitalizar un edificio cuesta entre 80 y 100 euros por vecino

En cuanto a los descodificadores, Asimelec espera que las ventas asciendan este mes a casi 2 millones de unidades, ya que según Pérez "muchos ciudadanos lo han dejado para última hora". Desde el inicio del proceso ya se han vendido 30 millones de unidades, según el informe de marzo de Impulsa TDT.

En la misma línea, Oriol Sitjá, el director de negocio del principal operador de infraestructuras de TDT, Abertis Telecom, cree que aunque aún queda hacer algún "despliegue mínimo" de cobertura, la "tarea importante" la deben afrontar ahora los ciudadanos que aún no se han adaptado. "Es normal que los ciudadanos que no vean la TDT crean que falla el repetidor, aunque más del 90% de las incidencias se deben en realidad a problemas relacionados con las instalaciones de los edificios y los descodificadores, no con la cobertura", que según el informe de Impulsa TDT es ya superior al 98%.

Aunque, tal como explica Sitjá, digitalizar a 30 millones de ciudadanos en menos de un mes de un "reto importante" para todos, también es cierto que muchos de ellos, sobre todo los de las grandes ciudades, hace tiempo ya que ven la TDT.