Martes, 9 de Marzo de 2010

Exponen en Praga la obra Marín, pionero del foto-periodismo español

EFE ·09/03/2010 - 19:40h

EFE - Escultura realizada por el artista checo Jiri David, en la plaza Franz Kafka de Praga, República Checa. La escultura mide seis metros de altura y ha sido realizada con más de 85.000 llaves para conmemorar el 20º aniversario de la Revolución de Terciopelo.

Una selección de fotografías de la España de la primera mitad del siglo XX, efectuadas por Luis Ramón Marín, pionero del foto-periodismo español del siglo XX, se inauguró hoy en Praga con la asistencia de la hija del artista, Lucía Marín Pla.

La exposición, inaugurada mundialmente en el Instituto Cervantes de Praga, permite acercarse, hasta el próximo 16 de abril, a la obra de Marín (Madrid, 1884-1944) que inmortalizó a personajes de la política, la sociedad y la farándula de la primera mitad del siglo pasado.

Entre las bellezas que retrató el madrileño figuran Conchita Uries, Miss Alicante (1932), Carmen Peche (1930), y la diva Josephine Baker en su camerino (1930).

Fotos que cubren el periodo de 1908 a 1940, hechas con "cariño y mucha profesionalidad", y donde se pone de manifiesto la pasión por los avances técnicos y la técnica aérea, señaló a Efe Marín Pla.

El artista dejó tras de sí un fondo inédito de 18.000 negativos en cristal y más de mil rollos de película, que durante años se conservaron en el barrio madrileño de Chamberí, donde vivió la mujer del artista, Eduarda Pla.

"Todas estas fotos se han guardado durante casi 60 años, hasta fallecer mi madre en 1996" y en 2003 pasaron a ser administradas por la Fundación Pablo Iglesias, señaló la heredera.

"Se ha perdido mucho, porque la conservación resultaba difícil", reconoció.

El fotógrafo empezó muy joven su carrera y pasó luego a trabajar para revistas de teatro como "Comedias y comediantes" y "La esfera", además de "Blanco y negro" y el diario "ABC".

También llegó a publicar más de mil instantáneas en el periódico "Informaciones", del que fue director gráfico.

"Por la matriculación de su vehículo fue uno de los primeros madrileños en conducir un coche propio", dijo también Marín Pla, que sólo tenía dos años cuando se produjo la malograda operación de estómago que truncó la vida de su padre en 1944.

Marín, además de "hacer la foto que no sacaba nadie", como recuerdan sus familiares, fue retratista oficial de la Casa Real, por lo que en la muestra aparecen momentos de la vida de Alfonso XIII, como aquel bailando en la Venta de la Rubia en 1916, o la reina Victoria Eugenia de incógnito con un velo en Covadonga en 1915.

"Cuando la prensa quería saber dónde estaba el rey, bastaba preguntar si Marín había cogido la moto y salido de Madrid", apostilló su hija.