Martes, 9 de Marzo de 2010

Descubren al verdadero Giotto "escondido" en una basílica de Florencia

Gracias a la técnica de los rayos ultravioletas, se ha podido descubrir cómo es la obra del genio italiano

PUBLICO.ES / EFE ·09/03/2010 - 19:46h

En la imagen, la pintura "La ascensión de San Juan Evangelista" realizada por Giotto di Bondone en la Capilla Peruzzi de la Basílica de Santa Cruz de Florencia. EFE.

La técnica de los rayos ultravioleta ha permitido descubrir cómo era originariamente la obra del genio italiano Giotto di Bondone (1267-1337), situada en la Capilla Peruzzi de la Basílica de la Santa Cruz de Florencia.

Hasta ahora sólo podía distinguirse una "sombra muy pálida" de las pinturas, mientras que con esta nueva técnica utilizada por un grupo de investigadores se pueden apreciar los volúmenes y las decoraciones, tal y como fueron realizados por el pintor, ha explicado Cecilia Frosinini, una de las responsables del proyecto.

Las pinturas, que decoran la parte izquierda y derecha de la capilla de la basílica, respectivamente, recrean la historia de San Juan Bautista y la de San Juan Evangelista.

Según Frosinini, en la elaboración de las composiciones el genio italiano utilizó materiales proteicos para ligar los colores, una "técnica insólita" a la que Giotto recurrió tan sólo en sus trabajos de la Capilla Peruzzi.

Este descubrimiento permitirá, según los expertos, "cambiar el curso de los estudios" sobre el pintor.

Demasiadas reparaciones

El estado actual de las pinturas se debe a las numerosas obras de restauración a que fueron sometidas.

En un primer momento, fueron cubiertas con cal en el siglo XVIII con el objetivo de que la basílica permitiese albergar dos monumentos fúnebres.

A mediados del siglo XIX, las composiciones de Giotto fueron redescubiertas por el pintor y restaurador Gaetano Bianchi quien, tras la retirada de los dos monumentos fúnebres, repintó los trazos y los detalles dañados del maestro.

Unas modificaciones que fueron eliminadas entre 1950 y 1960 en un nuevo trabajo de restauración, tras la que, sin embargo, las figuras se veían de forma muy tenue.

Este descubrimiento permite barajar la idea de que la técnica del uso de materiales proteicos fue elegida por Giotto para lograr efectos similares a los obtenidos en la pintura sobre madera, y no porque era un sistema que le permitía atender un mayor número de encargos, como se había apuntado con anterioridad.

Las investigaciones, conducidas por un equipo de 34 personas entre historiadores y restauradores, han sido fruto de la colaboración de la Getty Foundation de Los Ángeles (EEUU), del Opificio delle Pietre Dure de Florencia, que figura entre los laboratorios de restauración artística más prestigiosos del mundo, y de la Obra de la Santa Cruz.