Martes, 9 de Marzo de 2010

Israel humilla a Biden al anunciar nuevas colonias

El vicepresidente de EEUU celebra en Jerusalén la "oportunidad real" para relanzar el proceso de paz y poco después el gobierno israelí autoriza la construcción de 1.600 viviendas para colonos judíos

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·09/03/2010 - 22:33h

EFE - Un mujer judia ultra ortodoxa camina con las bolsas de la compra por una calle de la colonia judía de Ramat Shlomo en el territorio palestino ocupado de Jerusalén Este

La visita de Joe Biden, a Israel se convirtió en un fiasco diplomático. Por la mañana, el vicepresidente de Estados Unidos, en presencia del primer ministro Binyamin Netanyahu celebraba el acuerdo entre israelíes y palestinos para acceder a una nueva ronda de negociaciones indirectas bajo la tutela de Washington como "un momento de una oportunidad real". Pero sólo horas después, el Gobierno israelí hizo añicos las esperanzas de Biden al anunciar la próxima construcción de 1.600 viviendas en Jerusalén Este.

No sólo los palestinos estaban perplejos ante la decisión que torpedea cualquier del proceso de paz. El propio Biden, todavía en Israel, condenó el anuncio de las nuevas construcción. "Es el tipo de iniciativa que socava la confianza que necesitamos", dijo en un comunicado.

La aprobación por parte del Ministerio del Interior de la construcción de 1.600 viviendas para colonos judíos ultraortodoxos en un asentamiento situado en el sector ocupado de Jerusalén fue interpretada en medios políticos y diplomáticos como una bofetada al número dos de Barack Obama, que poco antes había reafirmado a sus anfitriones que puede contar con el apoyo incondicional de EEUU.

El Gobierno israelí hizo añicos las esperanzas de Biden

Fuentes diplomáticas israelíes indicaron que la principal intención del viaje de Biden era "reparar" las relaciones entre los dos países y, especialmente, entre Obama y Netanyahu, pero reconocieron que la decisión de ampliar la colonia de Ramat Shlomo ha abortado, por el momento, ese objetivo.

La aprobación contó con la firma del titular del Ministerio del Interior, Eli Yishai, del partido ultraortodoxo Shas, una formación radical cuyo influyente líder espiritual, el rabino Ovadia Yosef, ha realizado en los últimos años frecuentes declaraciones de corte muy racista con respecto a los árabes.

"Ha sido una decisión puramente municipal que no tiene ningún significado político y que casualmente ha coincidido con la visita de Biden", comentó sin mucha convicción un miembro de la comisión de planificación y construcción del ministerio.

La noticia causó una profunda conmoción entre los palestinos

Si el lunes, el primer día de la visita de Biden, Israel anunció la construcción de 112 viviendas en el asentamiento de Beitar Ilit, diez kilómetros al sur de Jerusalén, muy cerca de Belén, la noticia causó una profunda conmoción entre los palestinos.

La visita de Biden no termina hasta mañana, de manera que no se descartan otras "sorpresas". El mismo lunes Biden instó a las partes en conflicto a que no adopten decisiones unilaterales que pongan en peligro las negociaciones, pero sólo veinticuatro horas después, Israel atestó otro golpe al proceso de paz.

"Podía haber esperado"

Inmediatamente después del anuncio de la nueva construcción, algunos dirigentes israelíes liberales condenaron la decisión de Interior y denunciaron que el momento de hacerla pública se ha escogido deliberadamente para coincidir con la visita de Biden.

Algunos dirigentes israelíes liberales condenaron la decisión de Interior

"Yishai podía haber esperado dos o tres días, hasta que Biden se hubiera marchado, pero ha elegido decirlo ahora para humillar a Estados Unidos", comentó un dirigente del partido pacifista Meretz.

Mientras los representantes palestinos indicaron que el anuncio es una "ofensa" a EEUU, Netanyahu aseguraba entre risas que ha sido "amigo personal" de Biden durante "casi tres décadas". El jefe negociador palestino, Saeb Erekat, manifestó que Israel "destruye" la confianza necesaria para que progresen las negociaciones. 

La ocupación alcanza el 60% de Cisjordania

Desde 1967
Los primeros colonos judíos llegaron a Cisjordania y Jerusalén Este en 1967, cuando Israel capturó y ocupó ilegalmente estos territorios palestinos, desoyendo la condena internacional.

Casi 500.000 colonos
Durante las más de cuatro décadas de ocupación israelí, casi medio millón de colonos judíos se han instalado entre Cisjordania y Jerusalén Este y ocupan ya el 60% del territorio. Las colonias suelen estar rodeadas de una zona de seguridad, que impide el uso agrícola de esas tierras a palestinos, y están comunicadas por carreteras por las que estos últimos tienen prohibido circular.

Poco representados
Aunque los palestinos representan casi un tercio de la población de Jerusalén Este, en la actualidad sólo cuentan con el 7,25% de la tierra para construir viviendas. El Gobierno israelí aceleró el año pasado la demolición de casas palestinas.

Moratoria con trampa
El pasado noviembre, el Gobierno israelí anuncio una moratoria de diez meses en la construcción de los asentamientos judíos en Cisjordania. La medida no contemplaba las edificaciones en Jerusalén ni las ya aprobadas. 

Noticias Relacionadas