Martes, 9 de Marzo de 2010

La Junta birmana maneja las elecciones a su antojo

Nombrará a la Comisión Electoral. La Constitución de 2008 impide participar a Aung San Suu Kyi

PÚBLICO.ES ·09/03/2010 - 04:08h

A pesar de llevar retenida los últimos 20 años, Aung san Suu Kyi sigue siendo el principal referente político para los birmanos, incluso fuera del país. En la imagen, manifestaciones en la India, en contra de la Junta. AFP

La Junta Militar de Birmania (Myanmar) ha dado un paso decisivo para la convocatoria de elecciones. Pero también se ha asegurado tener la mínima oposición posible. Por un lado ha decidido que la Comisión Electoral estará compuesta por cinco personas elegidas por ellos mismos. Por otra, los miembros de la Comisión decidirán qué partidos pueden o no participar en los comicios.

Esta es la primera de las cinco leyes electorales que se aprobarán en los próximos días. La medida parece muy lejos de las promesas de unas elecciones democráticas que la Junta prometió a la ONU después de las manifestaciones de los monjes budistas en septiembre de 2007.

Monjes protestantes

Hastiados por la represión militar, los monjes marcharon sobre la capital, Rangún, y otras ciudades del país pacíficamente. Reclamaban la reconciliación nacional y exigiían la liberación inmediata de la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, que ha pasado en arresto 14 de los últimos 20 años. Hubo al menos nueve clérigos muertos y cientos de heridos y detenidos.

Suu Kyi es la líder de la oposición que venció en las elecciones de 1990 por abrumadora mayoría. Los militares no aceptaron la derrota y se quedaron con el control del poder, persiguiendo hasta las últimas consecuencias a la oposición. En los próximos comicios, su partido, la Liga Nacional por la Democracia, no podrá participar gracias a la Constitución aprobada en 2008.

Constitución sesgada

La Carta Magna establece que Aung San Suu Kyi no se puede presentar por estar condenada

Tras las críticas internacionales por la represión a los monjes, los militares convocaron un referéndum para aprobar la Carta Magna, que recibió un apoyo del 92% de los votantes. Pero el texto estaba sesgado. Suu Kyi no podrá ser candidata puesto que la Junta renovó su arresto domiciliario hasta noviembre recientemente (las elecciones tendrán lugar en octubre según las primeras informaciones).

La Constitución se lo impide, además, por el hecho de haber estado casada con un ciudadano extranjero. Tampoco podría optar ni a un puesto en el futuro Parlamento, ya que la ley no se lo permite a las personas que hayan sido condenadas.

Desde la ONU se criticó la ampliación del arresto de Suu Kyi hasta esa fecha y el secretario general, Ban Ki Moon, dijo que la legitimidad de los resultados depende de la participación de la Nobel.

"Todos los presos políticos, incluída Aung San Suu Kyi, deberían ser liberados cuanto antes para que puedan participar en las elecciones", dijo.

Tras los comicios, el Parlamento tendrá 330 representantes civiles y 110 militares.