Martes, 9 de Marzo de 2010

Tambascio dirige un Frankenstein fiel a Shelley

El montaje se estrena el día 10 en los Teatros del Canal de Madrid

PAULA CORROTO ·09/03/2010 - 08:20h

Frankenstein (Raúl Peña) con su criatura (Javier Botet). - PAULA CORROTO

La criatura llena de costurones que creó Mary Shelley en su novela Frankenstein o el mito de Prometeo (1818) no es, para el director argentino Gustavo Tambascio, la figura terrorífica que vendió el cine de los años treinta. Según él, la escritora inglesa construyó "un personaje con una inteligencia asombrosa, una criatura con un gradode lucidez extraordinario para comprender el mundo". Un tipo que, si asusta, es porque desnuda los miedos delhombre.

De ahí que su montaje, de nombre homónimo al de la novela, y que se estrenará este próximo día 10 de marzo en los Teatros del Canal de Madrid, siga al pie de la letra la obra narrativa de Shelley.

"El comienzo es igual al de la novela. Todo lo que dicen los personajes de Shelley está en el montaje. Incluso, el lenguaje clásico que utiliza la criatura está adaptado a un castellano clásico", señalaTambascio.

Debate sobre la ciencia

Tampoco ha obviado el debate sobre la perversión que trae consigo el progreso. En este thriller que bascula entre lo gótico y lo romántico, con algunos toques humorísticos, se abre una polémica sobre la ética de la ciencia. "CuandoShelley escribió la historia estaba muy presente la idea de crear vida a partir de la muerte. Y ahora también tenemos ese debate sobre los límites científicos con las investigaciones sobre las células madre", apunta el director.

A pesar de la fidelidad a la escritora, Tambascio se ha sacado de la manga varias escenas. En ellas, un político conservador, un sindicalista de izquierdas, una feminista y el doctor Polidori el médico personal de Shelley discuten sobre el verdadero sentido de la obra.

La puesta en escena se ciñe a la estructura circular de la sala donde se representa la función. En ella hayguiños a la imagen que creó la Universal para la película de James Whale de 1931. "A ella le debemos la fuerza de Frankenstein", cierraTambascio.