Martes, 9 de Marzo de 2010

Rajoy acusa a Zapatero de presionar al Tribunal Supremo

El PSOE cree que tras el acoso a Garzón se halla el intento de frenar la Gürtel

JUANMA ROMERO ·09/03/2010 - 00:30h

El juez Baltasar Garzón, ayer, entrando en la Audiencia Nacional. - DANI POZO

José Luis Rodríguez Zapatero defendió a Baltasar Garzón en Granada invocando su "valentía" contra ETA. Esa defensa, para el PP, no es otra cosa que una injerencia del Gobierno en la Justicia. Tal fue el razonamiento del presidente del PP, Mariano Rajoy, que reprochó ayer al jefe del Ejecutivo que sacara la cara por el juez de la Audiencia Nacional intentando con ello "presionar a los tribunales, en concreto al Supremo", que tiene tres procedimientos abiertos contra el magistrado, informa María Jesús Güemes.

"Zapatero ha hecho exactamente lo contrario de lo que debería hacer", señaló Rajoy en un acto organizado por la asociación Mujeres en Igualdad del PP en una empresa de biotecnología en la localidad madrileña de Fuenlabrada. El líder de los conservadores contraponía así la defensa que el presidente ha hecho de Garzón y el desamparo al que ha sometido al juez Eloy Velasco.

Horas más tarde, el responsable de Justicia del PP, Federico Trillo, volvió a su argumento de que debe ser Garzón el que ha de abandonar la judicatura. "Debería irse antes de que le echen", subrayó en un encuentro en el que presentó las enmiendas de su partido a la reforma del Código Penal.

El caso Garzón fue igualmente objeto de análisis en la reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE. En la cúpula socialista se observa con "estupor" cómo los "acusados se convierten en acusadores", relataron los dirigentes consultados por este diario. Es el caso de Francisco Correa, el presunto cabecilla de la trama Gürtel, al que el TS ha permitido personarse en la causa de las escuchas. En el aparato del PSOE se ha instalado la idea de que detrás del acoso a Garzón se halla la intención de desactivar la investigación de la Gürtel.

"Infame y repugnante"

Leire Pajín, secretaria de organización, trasladó parte de esa inquietud en rueda de prensa: "Me sorprende mucho que quienes en su día quisieron dar un Nobel de la Paz a Garzón, ahora intenten demonizarlo. No comparto que se ponga en cuestión la labor de ningún juez que tenga en su hoja de servicios acreditada su lucha contra el terrorismo".

La número tres de los socialistas tildó luego de "infame y repugnante" la actitud del PP y de los medios de la derecha, que en los últimos días intentan "poner en cuestión la actitud de miembros del Gobierno y miembros del Estado de derecho contra el terrorismo".