Martes, 9 de Marzo de 2010

El PSOE balear pacta con UM la presidencia del Parlament

Los socialistas darán una vicepresidencia al partido investigado por corrupción

NÚRIA FELIP ·09/03/2010 - 00:15h

Francesc Antich, en el centro, en un receso de un encuentro con representantes de otras comunidades, ayer. - EFE

El PSIB-PSOE volverá a controlar hoy el Parlamento balear. La socialista y hasta ahora vicepresidenta primera de la Cámara, Aina Rado, será proclamada esta mañana presidenta, en sustitución de la dimitida Maria Antónia Munar (UM). Todo gracias a un acuerdo, in extremis, al que llegaron ayer las fuerzas de izquierdas, PSIB-PSOE y Bloc per Mallorca, con sus ex socios de gobierno, Unió Mallorquina. Hace poco más de un mes que rompieron con esta formación.

Con ese movimiento se bloquea la posibilidad de que el PP ostente la segunda autoridad de las Illes. "Unió ha aceptado las dos condiciones que imponíamos", dijo la secretaria de organización del PSIB-PSOE, Rosa María Alberdi. "La primera, que la mesa mantuviera la pluralidad que existe en el Parlamento y, la segunda, que la persona que ostentara la presidencia fuera socialista", añadió. Unas exigencias que UM dio por válidas, más cuando las fuerzas de izquierdas le prometían la vicepresidencia de la Cámara, que ostentará Isabel Alemany, alcadesa de Andratx.

"La propuesta del PP excluía a UM de la Mesa del Parlamento" y, por eso, dijo la portavoz de UM, Catalina Julve, han "aceptado el ofrecimiento del pacto". Se demuestra así, como recalcó, que Unió sigue teniendo la "llave" de las instituciones, y en este sentido anunció que apoyará la ley autonómica del sector público. Es una normativa que pretende dotar de más transparencia a las instituciones.

Estos movimientos de última hora responden a la delicada situación que vive la política balear después de que los últimos casos de presunta corrupción hayan salpicado a destacados miembros de UM, entre ellos la ya ex presidenta del Parlament, Maria Antònia Munar, que se apartó después de que su segundo al mando durante la legislatura pasada, Miquel Nadal, la señalara como culpable de una supuesta trama de financiación ilegal. El también ex conseller de Turismo confesó su implicación en la Operación Maquillaje, que investiga el desvío de fondos públicos del Consell de Mallorca a productoras audiovisuales que controlaban testaferros de Munar y Nadal, entonces presidenta y vicepresidente de la institución insular.