Martes, 9 de Marzo de 2010

Piñera critica la gestión del seísmo de Bachelet

El futuro presidente de Chile estudia ampliar el despliegue del Ejército

SOLEDAD PINO ·09/03/2010 - 01:00h

Sofás robados en Concepción. - REUTERS

Todo está volviendo a la normalidad en Chile tras el terremoto y el tsunami que azotaron el país en la madrugada del 27 de febrero. No obstante, el presidente electo que jurará el cargo este jueves, Sebastián Piñera, dijo ayer que aún evalúa "ampliar el estado de catástrofe a otras regiones" de Chile para posibilitar la presencia de militares en las calles.

Sin servicios básicos ni comunicaciones quedaron las regiones de Bío Bío y de Maule tras la catástrofe natural y se vieron inmersas en una ola de saqueos y pillaje. El caos se apoderó de esas regiones y la mandataria socialista, Michelle Bachelet, firmó un decreto para que los militares se hicieran cargo de la seguridad pública en esa zona.

Ayer, Piñera criticó la eventual lentitud de la socialista para tomar dicha decisión: "Se perdió mucho tiempo, casi 48 horas, en establecer el estado de catástrofe y permitir que las Fuerzas Armadas complementarán la labor de la policía".

A tres días de jurar el mando, el multimillonario dijo que no se debe temer a los soldados en la calle por reminiscencias de la dictadura de Augusto Pinochet. Afirmó que el Gobierno en funciones alberga "cierto prejuicio con esto de traer de los militares a la calle. Pero ellos son parte de la sociedad chilena, son tan chilenos como todos y si pueden ser útiles, no hay razón para evitarlos", aseveró Piñera.

Algunos de los saqueadores se han arrepentido y han decidido devolver sus hurtos

El presidente electo dijo que estudiará la "utilidad de dejar desplegados a los militares para que garanticen el orden público y colaboren con la reconstrucción del país".

En algunos sectores chilenos existe la preocupación de que Piñera pueda extender la presencia de militares a la región de la Araucanía (colindante con la región de Bío Bío), zona donde grupos indigenistas sostienen violentos enfrentamientos con la policía en reivindicación de sus tierras ancestrales. Un alto cargo del Ejército consultado por Público, aseguró que su institución, de momento, no ha sido requerida en ese sentido.

Mientras, algunos de los saqueadores se han arrepentido y han decidido devolver sus hurtos, por temor a los operativos que la policía y los militares realizan en la zona afectada. Televisores de plasma, lavadoras y equipos de sonido están siendo depositados en aceras y plazas públicas.

El mayor de Carabineros, Eric Flores, declaró ayer a una radio local que durante la mañana, 17 personas fueron arrestadas por llevar artículos robados en Concepción. Detalló que "muchas de las denuncias han provenido de gente que ha tomado fotografías de los patios de sus vecinos y los han denunciado".

Mano dura

La alcaldesa de Concepción, Jacqueline Van Rysselberghe, explicó que hay un severo control respecto a los lugares donde se estaría dando el mercado negro de los saqueadores: "Por eso, no les ha quedado más remedio que empezar a dejar las cosas tiradas. Quieren evitar que los denuncien, pero les adelanto que los vamos a perseguir con todo el rigor de la ley".

Van Rysselberghe, también de derecha, aseguró que con la llegada del presidente Piñera "se les acabó la fiesta a los delincuentes, comenzaremos a actuar y con firmeza para que los chilenos puedan vivir en paz". Aseguró que en pos de la tranquilidad, "por ningún motivo los militares deben irse de mi región".