Lunes, 8 de Marzo de 2010

Duran asume los "errores contables" de su partido

Inquietud en CDC por las dudas en torno a sus socios de Unió

F. C. ·08/03/2010 - 22:00h

Josep Antoni Duran i Lleida en la reunión de la ejecutiva de Unió. - JOSÉ COLÓN

Las evidencias, sumadas a una severa sanción de 270.000 euros del Tribunal de Cuentas, hicieron que el presidente de Unió Democràtica, Josep Antoni Duran i Lleida, admitier los "errores contables" del partido que dirige de forma incontestada hace 23 años. Admitió irregularidades pero puso el acento, eso sí, en las sombras sobre las finanzas del PSOE y el PP, partidos estatales entre los que la federación CiU, que integra Unió, aparece como bisagra y muñidora de acuerdos.

En una entrevista en Catalunya Ràdio el líder de Unió se refirió a la multa por haber recibido en 2006 un donativo opaco de 190.000 euros cuando el tope era de 60.000 euros. Afirmó que correspondían a la organización en Girona, Lleida y Tarragona y que, en lugar de contabilizarlos por separado, se hizo conjuntamente. El "fallo contable" ya fue trasladado en las alegaciones ante el Tribunal de Cuentas pero no libró de la multa.

El secretario general de CiU también se refirió a las fundaciones que tienen relación con su partido. A la supuesta trama de financiación ilegal de UDC a través de la Fundació Catalunya i Territori, que investiga la Fiscalía y en la que el teniente fiscal del Supremo ha implicado al diputado y brazo derecho de Duran, Josep Sánchez Llibre, se le añadió ayer otro asunto que publicó El País. Durante tres años la Fundació Catalana per les Relacions Internacionals (Intercat), al frente de la que están dirigentes del partido como el próximo eurodiputado Salvador Sedó, que la preside, o el secretario general Josep Maria Pelegrí, no habría entregado sus cuentas a la Generalitat y financió Catalunya i Territori.

Pese al vínculo con Unió, Duran señaló que no era "orgánico" y afirmó que Intercat donó dinero a Catalunya i Territori "para una actividad" que después fue "devuelto" porque al final no se llevó a cabo.

Duran se "sorprendió" por la vigilancia de la Justicia con un partido "pequeño". Consideró "increíble" ser investigado y dio a entender que PSOE y PP, "que hacen grandes mítines", maquillan sus cuentas. Lamentó el celo del Govern con "las fundaciones de Unió" pese a que minutos antes negó que Intercat lo fuera y recordó las "condonaciones de deudas" al PSC.

Las sombras sobre Unió preocupan en CDC a pocos meses de las elecciones. El partido grande de la federación teme que la judicialización de las cuentas de sus socios (con varios frentes abiertos) sean un tema de campaña. Públicamente callan para no levantar ampollas, como pasó con los casos Turisme, Treball o Pallarols. Hay nervios pero admiten que, cuando se encarceló a Macià Alavedra o Lluís Prenafeta, históricos de CDC, por la trama Pretoria el comportamiento de Unió fue "correcto".