Lunes, 8 de Marzo de 2010

Batalla institucional ante la idea de crear un FMI a la europea

La Comisión, Merkel y Sarkozy abanderan el plan, pero el BCE lo rechaza porque sería "muy caro" y contrario a la unión monetaria

DANIEL BASTEIRO ·08/03/2010 - 19:26h

Tras semanas de incertidumbre sobre el rescate financiero de Grecia, aprovechadas en los mercados por los especuladores, Alemania, Francia y la Comisión Europea propusieron  la creación de un fondo para rescatar a economías de la zona euro al borde del colapso. El nuevo organismo deberá tomar como ejemplo para la resolución de crisis al Fondo Monetario Internacional (FMI), según los defensores de la propuesta, sin embargo el Banco Central Europeo (BCE) está claramente en contra de la idea y amenaza con desatar una batalla institucional.

Horas después de conocerse el esbozo de la propuesta, que será concretada antes de que en junio termine la presidencia española de la Unión Europea, el economista jefe de la institución monetaria se desmarcó categóricamente. Sería "muy caro" y supondría "una carga para los países con finanzas públicas más sólidas", aseguró Juergen Stark. "El mecanismo no sería compatible con los principios de la unión monetaria", apostilló.

Quizás por ese motivo, la canciller alemana, Angela Merkel, es partidaria de modificar las bases de la unión monetaria, plasmadas hace casi dos décadas en el Tratado de Maastricht, para evitar que, en caso de futuras crisis como la griega, los líderes de la UE se miren unos a otros sin saber muy bien qué hacer. "Necesitamos capacidad de acción", aseguró Merkel, que considera que "los instrumentos actuales no son suficientes".

El organismo daría dinero a cambio de reformas, como hace el FMI

"El objetivo es que el caso griego no se repita", aseguró Amadeu Altafaj, portavoz del comisario europeo de Economía, Olli Rehn, encargado de definir una propuesta detallada. Altafaj aclaró que, en todo caso, el instrumento no llegará a tiempo para solucionar los problemas actuales que atraviesan las finanzas públicas griegas.

La meta es crear una gran reserva a nivel europeo que sólo preste dinero a cambio de reformas a países en los que refinanciar su deuda se convierta en una misión imposible, tal y como actúa en este momento el FMI.

Según el portavoz comunitario, los países que quieran servirse de ese fondo tendrán que aceptar "condiciones estrictas" a cambio. Entre ellas, la aplicación de reformas más drásticas que las que exige el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Dos ejes

La propuesta de la Comisión se apoyará en dos ejes fundamentales: la intervención rápida, quirúrgica, sobre un país ahogado por su deuda; y la prevención de ese momento mediante controles más exigentes.

Fuentes comunitarias aseguran que hay indicadores económicos que podrían pasar a estar supervisados por las instituciones europeas. Entre ellos estarían estadísticas como las de salarios públicos o las que miden los niveles de competitividad, dos factores clave en la gestación de los problemas helenos.

El mecanismo requeriría una reforma de la unión monetaria

Pese a la oposición del BCE, la propuesta podría salir adelante este mismo año. La Comisión Europea tiene previsto promover un primer debate, de carácter informal, en el Consejo de Ministros de Economía que en abril se celebrará en Madrid.

A preguntas de Público, una portavoz de la presidencia española de la UE aseguró que el Gobierno espera a ver "cómo se desarrolla el debate" y consideró "prematura" cualquier toma de posición.

¿Permitirá el nuevo fondo europeo neutralizar amenazas como la griega? "Sí, porque para empezar tendrá un efecto obvio sobre los mercados", asegura el economista belga y antiguo candidato a la vicepresidencia del BCE, Paul de Grauwe.

Con un FMI a la europea se zanjarían "incertidumbres como las de estas semanas y se corregirían las deficiencias del BCE, que no es apropiado por su falta de capacidad presupuestaria para tomar este tipo de decisiones de intervención", asegura De Grauwe en conversación con Público.

La crisis griega "paradójicamente reforzará la unión monetaria"

Para el académico, como para Bruselas, la crisis griega "paradójicamente reforzará la unión monetaria, que tiene que avanzar en su integración si quiere seguir existiendo".

Por otro lado, los ministros de Empleo de la UE aprobaron crear un nuevo instrumento financiero dotado con 100 millones de euros cuya función será dar microcréditos de hasta 25.000 euros a pequeñas empresas y a parados que deseen convertirse en autónomos o poner en marcha un pequeño negocio propio.