Lunes, 8 de Marzo de 2010

Gates advierte en Kabul de la "larga" campaña militar que queda por delante

EFE ·08/03/2010 - 16:32h

EFE - Unos miembros del grupo armado Hezb-e-Islami (d), liderado por el ex comandante muyahidín Gulbudín Hekmatyar, entregan sus armas a la Policía afgana en la provincia norteña de Baghlan. Al menos 60 integristas han muerto estos días en un combate entre los talibanes afganos y Hezb-e-Islami. El jefe de la Policía de Baghlan, Kabir Andarabi, aseguró ayer por teléfono que 35 de los fallecidos pertenecen a Hezb-e-Islami y los otros 25 a la milicia talibán.

El secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, que llegó hoy a Kabul en una visita sorpresa, advirtió de que la ofensiva aliada en el sur afgano que empezó en febrero "es sólo una de las muchas batallas" que tendrán lugar en una campaña militar "mucho más larga".

En una rueda de prensa en el Palacio Presidencial afgano, el secretario norteamericano de Defensa apostó por trabajar junto al Gobierno del presidente Hamid Karzai en su plan de reconciliación nacional y en conseguir que las autoridades asuman progresivamente mayor responsabilidad.

"Todavía hay muchos combates por delante y seguro que habrá días negros pero, mirando adelante, hay motivos para el optimismo", expuso Gates, quien dijo que las potencias extranjeras apoyan al Ejecutivo afgano en su intento de traer "la paz y la estabilidad" al país.

Gates, que compareció ante la prensa junto a Karzai, recordó que la ofensiva aliada en la provincia sureña de Helmand, con epicentro en la localidad de Marjah, "es una de las muchas batallas que vendrán dentro de una campaña mucho más larga centrada en proteger al pueblo afgano".

El secretario estadounidense convino en que los primeros resultados militares en Helmand, donde unos 15.000 efectivos internacionales y afganos lanzaron esta gran operación el 13 de febrero, son "alentadores".

Gates, que aterrizó hoy en Kabul en una visita sorpresa, se reunió con Karzai y con el comandante en jefe de la fuerza ISAF de la OTAN, el general estadounidense Stanley McChrystal.

"Hablamos sobre la situación regional y mi viaje a Marjah", resumió en el acto el presidente afgano, quien ayer visitó esta localidad helmandí para garantizar a la población que las autoridades tomarán el control de la zona y les proporcionarán seguridad.

Según Karzai, ambos discutieron también sobre el llamado plan de reconciliación nacional -que incluye un diálogo con los talibanes dispuestos a abandonar la violencia- y sobre medidas para acabar con la corrupción en la burocracia afgana.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, tenía previsto viajar hoy a Kabul para reunirse con Karzai, pero finalmente su visita ha sido aplazada y Gates ha aterrizado de forma no anunciada en la capital afgana, como la mayoría de los diplomáticos occidentales.