Lunes, 8 de Marzo de 2010

El escándalo en el Senado echa por tierra la aprobación de ley de cuotas para la mujer

EFE ·08/03/2010 - 16:07h

EFE - Mujeres indias participan en una manifestación a favor de una ley presentada en la Cámara Alta del Parlamento en el Día Internacional de la Mujer que busca reservar un tercio de los asientos del Parlamento para mujeres en todas las legislaturas en Nueva Delhi, India. La ley propone que se guarde el 33 por ciento de los escaños para las mujeres, de esta forma se incrementará la participación de la mujer en la política del país cuya democracia lleva instalada 13 años. Para que la ley pueda aprobarse debe llevarse a cabo una enmienda en la constitución, debe ser apoyada por los dos tercios de ambas cámaras del Parlamento y ratificada por el 50 por ciento de la asamblea legislativa. Tanto en la Cámara Baja como en la Alta se han escuchado gritos de protesta cuando los legisladores que se oponen a esta ley han interrumpido los procedimientos.

El escándalo montado por un pequeño grupo de opositores echó por tierra hoy la aprobación de una ley de cuotas para la mujer en el Parlamento indio que el Gobierno pretendía conseguir hoy, Día Internacional de la Mujer, después de 13 años de intentos baldíos.

Senadores de partidos minoritarios representantes de castas y minorías desfavorecidas en la India forzaron cinco sucesivas posposiciones de la sesión "histórica" de hoy, que finalmente fue aplazada sin que se llegara a votar la controvertida ley.

La legislación, que conlleva una enmienda constitucional, prevé la reserva de un 33,3 por ciento de puestos para mujeres en el Parlamento indio y las asambleas de los distintos estados y regiones del gigante asiático.

El ministro de Justicia, M. Veerapa Moily, apenas había conseguido presentar la ley al presidente del Senado, Hamid Ansari, cuando empezó la bronca de una docena de opositores, que se auparon a la tribuna, arrebataron el documento, lo trocearon y se lo arrojaron hecho pedazos a su depositario, según las imágenes difundidas por televisión.

Ansari, que es también vicepresidente de la India, se vio forzado a anunciar sucesivos recesos de la sesión mientras se producían negociaciones, según las agencias indias.

Pero los oponentes de la ley, que exigen entre otras cosas una "subcuota" para mujeres de las castas y grupos minoritarios a los que representan, amenazaron con retirar su apoyo parlamentario externo al Gobierno -la coalición que lo sostiene carece de mayoría absoluta- en pleno debate de presupuestos.

La ley de cuotas para mujeres cuenta con el apoyo de la gobernante Alianza Unida de Progreso, encabezada por el Partido del Congreso de Sonia Gandhi, así como del principal partido de la oposición, el conservador hinduísta Bharatiya Janata Party, y del Partido Comunista de la India.

El primer ministro, Manmohan Singh, la aprobó en mayo de 2009, cuando decidió presentarla primero en el Senado para evitar lo que había sucedido durante 12 años, cuando distintos Ejecutivos la promovieron en la Cámara Baja y no lograron sacarla adelante antes de que expirara la Legislatura y, con ella, todos los proyectos de ley estancados.

En nombre del Partido del Congreso, el portavoz Abhishek Manu Singhvi condenó los intentos "palurdos" de obstaculizar una ley que es "inevitable", según la agencia IANS.

"La democracia india se avergüenza de incidentes" como el presenciado hoy en el Senado, dijo, para aseverar que su Partido "no desistirá" de promover la ley, que después de la Cámara Alta aún tendría que conseguir el voto afirmativo de dos tercios de diputados de la Cámara Baja.

De los 545 escaños que integran la Cámara Baja, 59 son mujeres, mientras que el Senado, de 250 miembros, tiene 21.

El sur de Asia es la región en la que las mujeres obtienen la menor representación parlamentaria, sólo por detrás de los países árabes, según el informe "Poder, voz y derechos: un momento decisivo para la igualdad de la mujer en Asia y el Pacífico" presentado hoy por el Programa de Desarrollo de la ONU (PNUD).

El documento, presentado en Delhi por la responsable del PNUD, Helen Clark, sitúa en el 10,3 por ciento el total de escaños ocupados por mujeres en el Parlamento indio y en el 10 por ciento el porcentaje de puestos ministeriales que recaen en mujeres en este país.

El PNUD, tras repasar la situación de la mujer en los Estados de Asia y el Pacífico, denunció que la "vibrante transformación económica de las recientes décadas no se ha traducido en progreso en igualdad de sexos" y reveló que el Sur de Asia se encuentra igualada o por debajo del África subsahariana en algunos indicadores sobre la situación de la mujer.

Entre ellos, denunció que 42,7 millones de mujeres y niñas "desaparecieron" en 2007 en la India debido al "trato discriminatorio en el acceso a la salud y la nutrición" o por haber sido "eliminadas antes de nacer" en la India, dato por encima de los 42,6 millones de China.

El informe también refleja la precariedad a la que se enfrentan las indias en participación en el mercado de trabajo: trabajan un 34,2 por ciento de las mujeres, frente al 81,5 de hombres.