Viernes, 5 de Marzo de 2010

PREVIA - La tecnología en la línea de gol, de nuevo a debate

Reuters ·05/03/2010 - 11:27h

La tecnología en la línea de gol estará de nuevo en la agenda cuando el organismo que establece las normas en el fútbol se reúna de nuevo el sábado tras una serie de controversias arbitrales que han tenido gran repercusión.

El Comité de la Asociación Internacional de Fútbol (IFAB) estudiará dos posibles sistemas aunque las autoridades no tienen prisa en incorporar la tecnología y su uso en el Mundial de este año no se cuestiona.

La IFAB considerará poner fin a las expulsiones automáticas cuando un jugador evita que el rival tenga una clara oportunidad de gol, al considerar que el actual sistema constituye una "triple sanción": penalti, tarjeta roja y suspensión automática del jugador que ha cometido la falta.

Otro cambio propuesto es prohibir que los jugadores que lancen un penalti realicen un amago al ejecutar la pena máxima, engañando al portero, y también se revisará el experimento de este año en la Liga Europa sobre un juez de línea extra detrás de cada portería para ayudar al colegiado a detectar las infracciones.

El presidente de la UEFA, Michel Platini, es optimista sobre que el uso de un linier extra haga innecesario el uso de la tecnología.

La FIFA, organismo que gobierna el fútbol mundial, está cada vez más presionada para ayudar a los árbitros, cuyos errores son cruelmente expuestos en las repeticiones de la televisión desde diversos ángulos.

Uno de los casos más polémicos fue la mano de Thierry Henry durante la eliminatoria de repesca para el Mundial ante Irlanda, que permitió a Francia clasificarse, y hubo dos errores importantes en partidos de la Liga de Campeones el mes pasado.

"Esto es la historia interminable. No es terrible. Es lo que puede suceder en el fútbol", dijo el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, recientemente.

"No es que Michel Platini y yo seamos tercos. Necesitamos ver un sistema que sea preciso, pero también debe ser inmediato".

La IFAB, fundada en 1886 y considerada responsable de las reglas del juego, está compuesta por representantes de las Federaciones de Fútbol de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte, cada una de los cuales tiene un voto. La FIFA tiene cuatro votos y se necesita mayoría del 75% por ciento para aprobar una iniciativa.