Lunes, 8 de Marzo de 2010

La directora de Prevención de Incendios desvela que presentó su dimisión por Horta pero Saura no la aceptó

EFE ·08/03/2010 - 11:50h

EFE - La directora general de Prevención y Extinción de Incendios, Olga Lanau. EFE/Archivo

La directora general de Prevención y Extinción de Incendios, Olga Lanau, ha desvelado hoy que presentó su dimisión tras la trágica muerte de cinco bomberos en el incendio de Horta de Sant Joan (Tarragona), pero el conseller de Interior, Joan Saura, no se la aceptó porque entiende que se trató de un accidente.

En su comparecencia ante la Comisión de Investigación de Horta, Lanau ha rebatido las principales críticas vertidas hasta el momento sobre el caso y ha negado que hubiera relajación o descoordinación o que se manipularan políticamente las conclusiones del informe de los Bomberos. "Se trató de un accidente imprevisible e inevitable", ha insistido.

Lanau ha confesado que está pasando por "la peor etapa" de su vida profesional y que presentó su dimisión por un "sentimiento personal" tras la tragedia del pasado 21 de julio, pero ha subrayado que tras ser ratificada en el cargo por Saura su objetivo es estar al lado de los Bomberos en una "situación tan difícil".

En su intervención, Lanau ha explicado que pese a que nunca ha considerado que sea responsable de la tragedia -que ha atribuido a un accidente-, decidió presentar su dimisión por un "sentimiento personal" de dolor tras la muerte de los cinco agentes.

Lanau ha evitado precisar cuándo la formalizó, aunque ha señalado que no es reciente. En cualquier caso, Saura no aceptó su renuncia, porque, según su versión, "entendió entonces y continúa entendiendo" que se trató de un accidente.

La directora general ha negado también descoordinación, relajación o disfunciones, si bien ha evitado, a preguntas de CiU, asegurar que se estableció un dispositivo "impecable", como en su día aseguró en el Parlament el propio conseller Joan Saura. "¿Si hay cosas que se pueden mejorar? Evidentemente", ha admitido.

En cualquier caso, ha defendido la actuación de los mandos y los bomberos y ha negado que el jefe de guardia "Delta 0", abandonara sus funciones al salir del Centro de Mando Avanzado durante las horas más críticas. "No es el jefe del Centro de Mando Avanzado, sino de la extinción", ha puntualizado.

En este sentido, ha recordado que el jefe de guardia trabaja con varias herramientas, como el punto de tráfico, el centro de mando, un helicóptero de mando y un vehículo de mando, y que considera normal que no lo encontraran en el Centro de Mando, porque "estaba haciendo su trabajo" al desplazarse a un punto avanzado para ver la evolución del fuego.

"Lo que hizo, hablando coloquialmente, fue buscarse la vida", ha agregado.

Lanau ha rebatido también las principales críticas que le dirigen los sindicatos de los Bomberos, en el sentido de que se manipularon las conclusiones del informe oficial, que atribuye el siniestro a un accidente "imprevisible e inevitable".

A su juicio, afirmar que se manipularon las conclusiones es un "insulto personal" tanto para ella como para los dos autores del trabajo -el actual jefe de los Bomberos, Joan Rovira, y el jefe de Tierras del Ebro, Félix González-, ya que los sindicatos "nos conocen lo suficiente como para saber que no lo habrían aceptado, ni que yo lo habría pedido nunca".

Ha precisado entonces que encargó el informe con el objetivo de conocer "la verdad" de lo que ocurrió en Horta y para tomar "medidas drásticas" si se detectaba que hubo relajación o negligencia, lo que finalmente se descarta de forma oficial.

En este sentido, a preguntas de CiU y del PP, ha negado que el cese que ordenó de tres de los mandos que actuaron en Horta -Antoni Rifà, Manel Bosch y Bienvenido Aguado-, tuviera relación con la tragedia, pese a que Bosch denunció ser víctima de un "cese encubierto" y Aguado de un cese por una "cuestión de imagen".

"Lo que no puedo hacer -ha señalado-, es dejar de hacer lo que creo que tengo que hacer por si alguien piensa que se ha tratado de un cese por Horta".

También ha negado haber aplicado una "política de escaparate", como denunciaron los sindicatos, y ha enumerado las transformaciones que ha impulsado desde que en 2006 accedió al cargo, cuando encontró un organismo "inestable", con una "falta de estructura evidente" y que funcionaba como un "reino de taifas".

Asimismo, ha reiterado que se está haciendo un "juicio paralelo" sobre la tragedia y ha denunciado que algunos medios "han manipulado información, han publicado noticias no contrastadas o medias verdades", además de documentos sonoros y gráficos "innecesarios".

Lanau ha negado haber actuado con "arrogancia, auto-complacencia o soberbia", ha desmentido que utilice a los bomberos como "escudo" y se ha preguntado, sobre la propuesta de firmar un Pacto de País sobre Seguridad, si "seremos capaces" de respetar las renuncias que este acuerdo puede comportar sobre la defensa del territorio, el medio ambiente o las condiciones laborables de algunos bomberos.