Lunes, 8 de Marzo de 2010

Ibrahimovic no encuentra su sitio

De un tiempo a esta parte, Ibrahimovic parece turbado. No se entiende con sus propios compañeros y los árbitros lo desquician

RUT VILAR ·08/03/2010 - 15:06h

AFP - Ibrahimovic gesticula durante el partido contra el Almería.

Algo pasa con Ibrahimovic cuando todas las crónicas coinciden en que el Barcelona jugó mejor el sábado después de que el colegiado expulsara al ariete sueco, que nunca había visto una roja directa en sus cinco temporadas en la Serie A. Cuando Guardiola confiesa que estuvo rumiando cambiarlo porque se temía que dejaría al equipo con diez, como luego sucedió. Cuando el delantero centro del Barça sólo firma un gol en las últimas nueve jornadas del campeonato.

De un tiempo a esta parte, Ibrahimovic parece turbado. No se entiende con sus propios compañeros (ante el Málaga incluso entorpeció alguna triangulación) y los árbitros lo desquician. No comprende el sueco con qué criterio le silban tantas faltas en ataque. El sábado, hasta cinco por sólo tres recibidas. En lo que llevamos de campeonato, 42 por 22.

"Si no lo quito, lo echan", argumentó hace ya unos meses Guardiola tras sustituir a Ibrahimovic durante el encuentro frente el Espanyol. En Almería, el técnico no intervino a tiempo —"lo comentamos con Tito [Vilanova], porque Ibra llevaba un rato chocando con los rivales", lamentó— y el ariete, nervioso por el marcaje de Chico, se fue a la caseta por "propinar una patada" a Cisma, según el acta del partido. El Barcelona, que considera injusta la tarjeta, decidirá hoy mismo si recurre la sanción.

Tras el derbi, en el duelo ante el Villarreal, Ibrahimovic también se las tuvo con Godín. Entonces González Vázquez le perdonó la expulsión. "Debe afinar algunas cosas", dijo Guardiola a modo de tirón de orejas. Luego, lo defendió: "A veces le pitan faltas sólo porque es alto".

Burrull le dio la razón pocos días después, en el duelo de Copa ante el Sevilla, cuando anuló un gol de Bojan por una supuesta falta del nórdico que peleaba la posición con Konko.

Aún así, Guardiola no tira la toalla con el sueco, como parece que sí ha hecho con Henry, e insiste en integrarle al equipo. He ahí una de las razones del cambio de dibujo en los últimos partidos. "Buscamos que Messi participe más y que Ibra no esté desconectado arriba", cuenta el entrenador. En el vestuario siguen valorando la aportación del 9. "Seguro que pronto marcará", augura Xavi.