Lunes, 8 de Marzo de 2010

Miguel Bosé considera "excesivo" el ataque contra Willy Toledo

El cantante considera que "Cuba se va a poner cada vez máscaliente" y dice que "43 años de embargo son una locura"

EUROPA PRESS ·08/03/2010 - 14:43h

El cantante Miguel Bosé, durante la presentación hoy en la Casa de América, en Madrid, de su nuevo álbum, "Cardio", trabajo que lanza mañana en el que encarna a un personaje enérgico y descarado. EFE

Miguel Bosé presentó hoy en Madrid Cardio, un trabajo con doce canciones inéditas, que ve la luz tras su Papitour. Se trata de un disco cargado de "buen rollo", como lo ha definido el artista, en el que incluye un tema con la historia del concierto Paz sin fronteras con Juanes

El músico, que asegura que el disco es "muy ochentero", destaca los temas Ayurvédico, en referencia a la dieta que le ha permitido perder más de 20 kilos de peso; y Júrame, con la historia del concierto Paz sin fronteras, que realizó junto a Juanes en Cuba el pasado 20 de septiembre.

Durante una multitudinaria rueda de prensa, Miguel Bosé habló de este nuevo trabajo, de su estado físico (ha perdido 22 kilos) y de Cuba. "Cuba se va a poner cada vez más caliente", consideró Bosé, quien afirmó que aquel directo, "el tercero con más publico" a nivel mundial (lo siguieron 1,7 millones de espectadores), se llevó a cabo con la "sintonía" de los Gobiernos de EEUU y Cuba.

Además consideró "excesivos los ataques" hacia el actor Willy Toledo, al que calificó como "un tío con mucha lucidez" por sus declaraciones sobre el 'caso Zapata'.

El concierto en un principio se quiso celebrar en Guantánamo, pero los problemas de logística hicieron que se cambiara de espacio. Bosé agregó que los vídeos colgados en Internet que se divulgaron estaban manipulados y no tenían que ver con aquel macrodirecto. Resaltó que ambos gobiernos "cumplieron todo". Aún así, tanto Juanes como él fueron objeto, según narró, de "un ataque brutal con amenazas hasta de muerte".

"Desde el respeto"

"Desde el respeto al dolor justificado de la primera generación del exilio", el músico consideró que de esta polémica "se aprovecharon los que tienen el poder de presión en el exilio y no están dispuestos a que esto acabe". "Cuando haya una reconciliación entre los dos países, se les acaba el negocio", dijo.

Bosé hizo alusión a la "puerta" que la administración Obama está abriendo a la isla caribeña, "y eso ya no van a deshacerlo". "43 años de embargo son una locura", recalcó, matizando que es cierto que "en Cuba siempre ha pasado de todo" pero que si alguien quiere hablar de represión, "en todos los sitios pasa".

Zanjó este asunto recalcando que "quien más salió ganando" con aquel concierto "fue el pueblo cubano, que sigue masticando" esa experiencia. "La isla nunca será la misma porque hay un antes y un después tras este concierto", enfatizó el artista.