Lunes, 8 de Marzo de 2010

Condena de cárcel para el dueño de la librería Europa

La jueza falla que pase 33 meses en prisión y destruya todos sus libros nazis

ALBERT MARTÍN VIDAL ·08/03/2010 - 14:47h

EFE - David Duke (i), ex miembro del Klu Klux Klan, posa junto al propietario de la Librería Europa y ex presidente del grupo neonazi Círculo Español de Amigos de Europa (CEDADE), Pedro Varela, en el exterior del establecimiento. EFE/Archivo

En su segundo juicio, hace unas semanas, Pedro Varela se permitió decir ante el tribunal que "nunca se encontraron seis millones de pastillas de jabón". Sus palabras cuestionando el genocidio sonaron a desafío a la Justicia, que ayer, nuevamente, le condenó.

El Juzgado de lo Penal número 11 de Barcelona falló que el propietario de la librería Europa pase dos años y nueve meses en prisión por un delito de difusión de ideas genocidas y otro contra los derechos fundamentales, al considerar que las obras que vendía suponen "un menosprecio al pueblo judío y otras minorías" y promueven la segregación.

Según la sentencia, Varela difundía desde su establecimiento "una única línea de pensamiento" con "una absoluta falta de pluralidad". La jueza echa por tierra así los argumentos del condenado, que aseguró que vende libros "de todo tipo".

El fin de la civilización

Para sostener su fallo, la jueza explica que los títulos que se venden en esa librería "son libros en los que se hace responsable de los males del mundo al pueblo judío, donde se dice que las personas de raza negra son inferiores, que la mejor forma de respetar las razas es la segregación, que el mestizaje traerá la desaparición de la civilización (...), que las mujeres no deben tener los mismos derechos que los hombres".

Además, la sentencia sostiene que "cada persona tiene derecho de pensar lo que quiera", pero que "no cabe adoctrinar en el racismo, en la discriminación de las minorías, en el antisemitismo o en la difusión del odio a los diferentes".

El fallo incluye también una multa de 3.000 euros y ordena la destrucción de los libros y objetos incautados en la librería, como el busto de Hitler, la esvástica de hierro, cascos militares, fotografías y carteles de temática nacionalsocialista.

Varela ya fue condenado en 1998 a cinco años, pero en 2008 la Audiencia de Barcelona rebajó su condena a siete meses, después de que el Tribunal Constitucional dictara que negar el genocidio no es delito. Al ser su primera condena, no ingresó en prisión, algo que sí ocurriría en este caso de no prosperar los recursos.

El fiscal de delitos de odio, Miguel Ángel Aguilar, expresaba ayer su satisfacción por el fallo, aunque no cerraba la puerta a recurrirlo. "Es una victoria ante unos hechos muy graves, pero pedíamos que se observara la agravante de delito continuado", manifestó.

Joan Cantarero, experto en grupos de extrema derecha y autor de La huella de la bota, recordaba que la librería Europa "es el aparato de propaganda de los nazis" en el continente y traduce libros al inglés, francés, alemán o ruso. Además, se mostraba pesimista respecto al fin de la librería: "Varela se ha hecho rico con esto y, si no es él, seguirá otro".