Lunes, 8 de Marzo de 2010

Acusan al Gobierno británico de intentar censurar las noticias de Afganistán

EFE ·08/03/2010 - 09:08h

EFE - El comandante de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), el general estadounidense Stanley McCrystal (izda), espera para abandonar Marjah, un distrito de la provincia meridional de Helmand, Afganistán, ayer domingo 7 de marzo de 2010.

El Gobierno británico intentará ocultar las noticias negativas sobre el curso de la guerra en Afganistán durante la campaña electoral, según denuncia hoy el diario "The Daily Telegraph".

Reporteros y cámaras de televisión tendrán prohibido informar desde el frente de guerra una vez fijada la fecha para las elecciones generales, que se cree serán el 6 de mayo.

Al mismo tiempo se prohibirá a los jefes militares pronunciar discursos públicos y hablar con la prensa.

El portal de internet del ministerio de Defensa será "limpiado" de todo material que contenga opiniones de miembros de las Fuerzas Armadas, según un memorándum filtrado al periódico.

La guerra de Afganistán puede ser un asunto muy sensible en la reñida campaña electoral que se avecina.

En el memorándum, el director de comunicaciones de ese ministerio, Nick Gurr, señala que se prohibirá que los reporteros sigan "empotrados" con las fuerzas británicas sobre el terreno.

Sin embargo, no se denegará el acceso a los periodistas afganos o de otros países que deseen informar desde primera línea.

La única información que se dará a los ciudadanos británicos durante la campaña electoral será a través de las ruedas de prensa oficiales en Londres.

Según "The Dail Telegraph", no hay precedente de una exclusión tan prolongada de la prensa del frente de guerra cuando el Reino Unido está embarcado en una operación militar de tamaña envergadura.

La prohibición de que los jefes militares hagan discursos públicos se interpreta aquí como un intento del Gobierno a las críticas expresadas por algunos de ellos sobre la supuesta falta de recursos.

El responsable de Defensa de la oposición conservadora, Liam Fox, interpelará hoy en la Cámara de los Comunes al Gobierno sobre las medidas propuestas.

"Dada la reciente visita del primer ministro (a las tropas en Afganistán), esto es un chiste malo", dijo Fox, que acusó a Gordon Brown de utilizar una distinta vara de medir.

Brown, dijo, utiliza a las Fuerzas Armadas como "atrezzo" para su propaganda política, pero impide trabajar a los reporteros que quieren contar al pueblo británico lo que se hace allí en nombre suyo.

"El Nuevo Laborismo quiere ocultar las malas noticias, sepultar la verdad", denunció el dirigente "tory" (conservador).

Este fin de semana murieron en el país asiático otros dos soldados británicos, ambos miembros del tercer batallón "The Rifles", lo que eleva a 271 el número de muertos del Reino Unido en Afganistán desde el comienzo de las operaciones.