Lunes, 8 de Marzo de 2010

Medio millar de muertos por la violencia religiosa en Nigeria

Musulmanes atacan varias aldeas de la ciudad de Jos durante todo el fin de semana

PÚBLICO.ES ·08/03/2010 - 09:26h

Los habitantes de Jos abandonaron sus casas durante el fin de semana por temor a la violencia religiosa desatada en la zona. AFP

La violencia religiosa en la ciudad de Jos, en el norte de Nigeria, se ha saldado con cerca de 500 muertos. Durante todo el fin de semana, los ataques de musulmanes de la etnia fulani contra los pastores cristianos de esta región han despertado los peores fantasmas del país. La cifra de víctimas es difícil de decir con exactitud. Ayer, la prensa local hablaba de 150 fallecidos, pero los datos del Gobierno hoy multiplican ese número.

La policía del estado de Plateau, en el norte de Nigeria, ha reducido hoy la cifra a 55. El portavoz policial Mohammed Lerama afirmó que 19 fulanis han sido arrestados y que se incautaron de algunas armas de fuego, incluyendo 13 escopetas, cuatro de ellas de doble cañón, y dos pistolas de fabricación casera. Las autoridades policiales nigerianas tienen antecedentes de haber minimizado en ocasiones anteriores el número de muertos informados en incidentes de violencia étnica y religiosa en un aparente esfuerzo por evitar una escalada de las crisis.

Musulmanes armados con machetes

Según fuentes gubernamentales, tres aldeas cristianas de Jos fueron atacadas durante todo el fin de semana por grupos de musulmanes armados con machetes. La prensa local habla de venganza por el asesinato de varios centenares de personas en dicha localidad el pasado mes de enero.

La agencia AFP constató que el Ejército se ha desplegado en la zona y el presidente Goodluck Jonathan les ha pedido que frenen el flujo de armas.

La mayoría de los fallecidos en los poblados de Zot y Dogo-Nahawa son mujeres y niños. Según la BBC, ambas localidades han sido arrasadas, de acuerdo con el testimonio de un trabajador de la ONG Stefanus.

Un residente dijo a la agencia Reuters que los atacantes entraron en Dogo Nahawa con armas de fuego. "Empezaron a disparar al aire para sacar a la gente de sus casas y una vez fuera los iban cortando con los machetes".

Jos se encuentra a caballo entre el norte, mayoritariamente musulmán, y las regiones cristianas del sur.

Noticias Relacionadas