Domingo, 7 de Marzo de 2010

Karzai visita el epicentro de la ofensiva aliada contra los talibanes

EFE ·07/03/2010 - 12:51h

EFE - El presidente afgano, Hamid Karzai (izda), conversa con líderes tribales en Marjah, un distrito de la provincia meridional de Helmand, Afganistán, hoy. El presidente Karzai escuchó una larga lista de quejas de ciudadanos de Marjah, epicentro de la gran ofensiva militar aliada contra los talibanes iniciada el día 13 de febrero y ocupada en la actualidad por tropas de la OTAN, Afganistán y EEUU.

El presidente afgano, Hamid Karzai, visitó hoy la localidad de Marjah, en la provincia meridional de Helmand, epicentro de la gran ofensiva militar aliada contra los talibanes iniciada el día 13 de febrero.

En un comunicado, el Palacio Presidencial afgano informó de que Karzai llegó a Marjah acompañado del comandante en jefe de las fuerzas internacionales, el general estadounidense Stanley McChrystal, y de sus ministros de Interior y Defensa.

El presidente afgano se reunió con un grupo de líderes tribales de la zona, a los que garantizó que las autoridades enviarán nuevos efectivos policiales y se construirán escuelas y centros médicos en Marjah.

"Haremos todo lo necesario para abordar sus problemas", prometió Karzai, según la nota.

El presidente también charló con los allegados de doce civiles de una misma familia muertos a causa del lanzamiento de dos cohetes de la OTAN en los primeros compases de la Operación "Moshtarak" (juntos, en lengua dari), además de ofrecerles una indemnización.

El gobernador de Helmand, Gulab Mangal, izó a finales de febrero la bandera afgana en Marjah, en un intento de "simbolizar la vuelta de la autoridad del Gobierno", según describió el acto la OTAN.

Desde el inicio de la operación en el distrito helmandí de Nad Alí, concentrada en el núcleo poblacional de Marjah (con unos 80.000 habitantes) una docena de soldados extranjeros y un centenar de talibanes han perdido la vida, según diferentes estimaciones de la OTAN y el Gobierno afgano.

El objetivo de las tropas aliadas es consolidar sus posiciones a lo largo del río Helmand, donde se halla la mayor parte de la población, y expulsar a los insurgentes para que las autoridades retomen su actividad en una provincia considerada uno de los principales bastiones del movimiento talibán.