Domingo, 7 de Marzo de 2010

Guardado jugó "mareado" y aun así marcó un gol y dio una asistencia

EFE ·07/03/2010 - 18:18h

EFE - El extremo mexicano del Deportivo de La Coruña, Andrés Guardado (d), celebra, junto a su compañero Juan Rodríguez, el segundo gol del equipo gallego en el partido que les enfrentó al CD Tenerife en el estadio de Riazor, correspondiente a la jornada vigésimo quinta del Campeonato Nacional de Liga en Primera División, que ha finalizado con 3-1 a favor de los locales.

El mexicano Andrés Guardado, centrocampista del Deportivo, dirigió ayer la remontada de su equipo ante el Tenerife en el estadio de Riazor pese a jugar "mareado" a consecuencia del viaje que hizo para llegar a La Coruña el viernes procedente de la localidad estadounidense de Pasadena.

Guardado disputó allí un partido amistoso con su selección el miércoles.

"No me sentía nada bien, no había dormido bien la noche anterior, me habían dado unas pastillas para dormir y estaba como mareado. De repente perdía la noción de que estaba en el partido", indicó hoy el internacional blanquiazul en su comparecencia ante los medios de comunicación.

Su estado preocupó al delantero Rodolfo Bodipo, que, tras el 1-1, conseguido por Juan Rodríguez a pase de Guardado, se acercó al banquillo del Deportivo para comentar la situación del jugador mexicano.

Un malentendido provocó que el técnico blanquiazul, Miguel Ángel Lotina, creyese que el jugador que estaba mareado era Bodipo y tomó la decisión de sustituirle a falta de siete minutos para el descanso, un cambio por el que pidió perdón públicamente al final del partido y que enfadó mucho al atacante.

"Tengo que reconocer que lo de Bodipo ha sido una equivocación mía. Después del 1-1, a mí alguien me ha dicho que Bodipo estaba mareado, pero no era así y le pido perdón públicamente", comentó el preparador deportivista tras el encuentro con el Tenerife.

Guardado dio su versión de lo sucedido: "Le dije a Bodipo que me sentía un poco mareado, fue al banquillo a decir que estuvieran atentos a mí por lo que pudiera pasar y no sé el lío que hubo después en el banquillo porque yo seguía en el campo".

"Bodipo fue el sustituido porque el míster entendería que era el que estaba mareado, a mí me tocó quedarme en el campo y por algo pasan las cosas. Hice el gol y ganamos. Es la gracia de todo", agregó el mexicano.

El centrocampista se mostró contento con el rendimiento que tuvo en el encuentro, en el que se sobrepuso a las consecuencias de su viaje a California.

"Fue un partido afortunado para mí. En el primer tiempo no estuve, sentía el cansancio, perdía muchas pelotas, pero en el segundo tiempo hice el 2-1 y el saque de esquina que después marcó Colotto. Me hacía falta marcar un gol en Liga que no fuera de penalti. Espero que haya más tardes así con el Deportivo", comentó.

Guardado reveló otra curiosidad, ya que una visión de su compañero Filipe Luis, que se lesionó de gravedad en enero, le anunció que marcaría un gol ante el Tenerife.

"Cuando me levanté de la siesta recibí un mensaje de Filipe, que había soñado que marcaba gol. Los sueños se hacen realidad para Filipe", señaló el internacional mexicano.

El jugador de Jalisco aseguró que ha llegado el momento de que el Deportivo sea ambicioso, no renuncie al triunfo el próximo fin de semana ante el Sevilla en el estadio Sánchez Pizjuán y se fije como objetivo estar en Europa la próxima temporada.

"Los objetivos nos lo vamos poniendo poco a poco. Hay que ser valientes, como dijo Lotina. Y el primer objetivo valiente es ganarle al Sevilla y ponernos cuartos, pero no nos tenemos que volver locos. Debemos mantener la humildad", sentenció.