Domingo, 7 de Marzo de 2010

EEUU invierte contra su propia política en Irán

The New York Times publica que el gobierno norteamericano ha invertido miles de millones en el país islámico en los últimos años

EFE ·07/03/2010 - 16:34h

El gobierno de Estados Unidos ha dado en la última década más de 107.000 millones de dólares en pagos por contratos y otros beneficios a compañías estadounidenses y extranjeras que hacen negocios con Irán, según publica hoy el diario The New York Times.

Un extenso artículo, que se sustenta en la investigación hecha por los periodistas del Times, sostiene que esos pagos continuaron "a pesar de los esfuerzos de Washington para desalentar las inversiones" en Irán.

Los contratos "incluyen casi 15.000 millones de dólares pagados a compañías que desafiaron la ley estadounidense de sanciones, haciendo grandes inversiones que ayudaron a que Irán desarrollara sus vastas reservas de petróleo y gas", agregó el artículo.

"Las inversiones ayudaron a que Irán desarrollara sus reservas de petróleo y gas", dice el artículo

Durante años, el gobierno de Estados Unidos ha presionado a otros países para que se unan en sus sanciones económicas contra Irán, y la razón oficial ha sido que debe impedirse que el gobierno de Teherán desarrolle armas nucleares.

El gobierno del presidente Barack Obama "trata ahora de obtener una nueva ronda de sanciones en las Naciones Unidas", recordó el Times.

"Un análisis de los documentos federales, informes de las compañías y otros registros muestra que tanto el gobierno de Obama como el de (el presidente George W.) Bush han dado señales ambiguas al sector privado en lo que se refiere a los negocios en Irán, y han recompensado a compañías cuyos intereses comerciales están en conflicto con las metas de EEUU en cuanto a seguridad".

El diario sostuvo que "muchas de esas compañías están imbricadas con los elementos más vitales de la economía de Irán: más de dos tercios del dinero del gobierno (de EEUU) fue a empresas que hacen negocios en la industria de energía iraní, una fuente enorme de recursos para el gobierno y un reducto de la cada vez más poderosa Guardia Revolucionaria Islámica".