Domingo, 7 de Marzo de 2010

China pide reforma instituciones internacionales y coordinación de políticas

EFE ·07/03/2010 - 08:58h

EFE - Los casi 3.000 delegados salen del Gran Palacio del Pueblo tras la inauguración de la sesión anual de la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo), en Pekín (China), el viernes 05 de marzo de 2010. EFE/Archivo

Reformar las instituciones internacionales, equilibrar el desarrollo económico, coordinar políticas económicas, oponerse al proteccionismo y facilitar la conclusión de la Ronda de Doha son prioridades de China para la cumbre del G20 de noviembre en Corea del Sur, dijo hoy el canciller, Yang Jiechi.

"Esperemos que todos los países trabajen hasta entonces para lograr esas prioridades y lograr el éxito en nuestro país vecino", manifestó Yang al trazar hoy las líneas maestras de la política exterior china para 2010 en el marco de la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo), reunida en Pekín.

Según el canciller chino, el esfuerzo debe desarrollarse en las reuniones de todo el año hacia la cumbre, también en la anterior a la cita máxima y que se celebrará en Canadá.

El pasado febrero, los viceministros de Finanzas del G20, vicegobernadores de los bancos centrales y delegados de instituciones financieras internacionales, se reunieron por primera vez en el año y analizaron la situación de la economía mundial.

Además, trataron el modo de establecer mecanismos de cooperación para un crecimiento económico equilibrado y sostenible, así como la reforma de instituciones financieras como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

El G20 está integrado por los miembros del G8 -EEUU, Canadá, Reino Unido, Rusia, Italia, Francia, Reino Unido y Alemania, los países más ricos del mundo-, además de por la Unión Europea (UE), Corea del Sur, Argentina, Australia, Brasil, China, la India, Indonesia, México, Arabia Saudí, Suráfrica y Turquía.

Corea del Sur, decimoquinta economía mundial, asumió la presidencia rotatoria del G20 el 1 de enero y será el anfitrión de la cumbre que se celebrará el 11 y 12 de noviembre, en Seúl.

Durante su presidencia, pretende ejercer un papel de "puente" entre los países desarrollados y las economías emergentes para que éstas últimas se encaminen hacia un desarrollo equilibrado.