Domingo, 7 de Marzo de 2010

Ciudades más densas para vivir mejor

Alejandro Zaera reflexiona en Shanghai sobre el modelo urbano.

ANDREA RODÉS ·07/03/2010 - 08:00h

Madrid es una de las ciudades seleccionadas para participar con un pabellón propio en la Exposición Universal de Shanghai 2010, que se inaugura el próximo 1 de mayo. Es la primera vez que una Exposición Universal contará con la presencia de ciudades, de acuerdo con el eslogan del evento, Mejor ciudad, mejor vida, dedicado al desarrollo urbano sostenible.

El pabellón de Madrid es una réplica de La casa de bambú y del Árbol de aire, edificados en el barrio de Carabanchel por el estudio Foreign Office Architects (FAO). "Del pabellón se podrá aprender la posibilidad de usar tecnologías para construcciones más sostenibles", asegura Alejandro Zaera (Madrid, 1963), arquitecto socio en FAO y autor del pabellón madrileño en Shanghai.

Todo está hecho de bambú, "un materia tradicional en China, que utilizo para proteger de la luz del sol y estabilizar la temperatura de forma sostenible. El bambú es un material interesante, pero poco utilizado más allá de revestimiento por motivos legales; tiene un potencial porque es sostenible, abundante y crece en todas partes", explica Zaera.

Ahorro de energía

El arquitecto también utiliza tecnologías de última generación para climatizar espacios con ahorro de energía que aún son, reconoce, "demasiado caras para el mercado actual. Pero China es un país que cambia a una velocidad vertiginosa y las autoridades son conscientes de la importancia del desarrollo sostenible. Cada día tienen millones de personas saliendo de la pobreza y no pueden permitir que a medida que aumente su bienestar el consumo energético se dispare".

La ciudad se ha convertido en una referencia de desarrollo, en el lugar "donde se va a decidir la vida política y económica en el futuro", opina Zaera. Porque las entidades nacionales "están cada vez más desfasadas. Las ciudades son las nuevas unidades de producción y comportamiento social", añade.

Construir más alto

Ante las críticas de la destrucción de los espacios verdes, el arquitecto considera que construir más alto es la única manera de que "una ciudad sea más compacta, libere suelo para crear espacios abiertos. La idea que tiene la gente de que las ciudades densas y verticales van en contra de la vida urbana y de la sostenibilidad es una falacia".

Zaera pone en tela de juicio todo un modelo de desarrollo urbano: "Hay que tener ciudades compactas. El modelo americano de suburbios ha caducado, porque requiere más suelo y aumenta la dependencia del transporte, sobre todo privado, que requiere usar combustible. Es el modelo que ha seguido la periferia de Madrid. Una ciudad compacta y vertical como Hong Kong es más viable, porque se liberan espacios para uso público".

La reflexión de Alejandro Zaera tiene, sin embargo, un límite: en China, el desarrollo urbanístico ha sido desenfrenado. "Si comparo Shanghai con Pekín, creo que esta última es una ciudad poco sostenible, porque se ha diseñado en base a una malla de cinturones. La ciudad está fragmentada en súper manzanas, con arterias de tráfico difíciles de cruzar por los peatones. Pekín reúne varias identidades autónomas que rompen la fábrica urbana", reconoce.