Domingo, 7 de Marzo de 2010

"Estoy totalmente convencida de que no voy a ganar este año"

Penélope Cruz asegura que "ha decidido trabajar menos para focalizar mejor la energía en sus personajes"

R. A. ·07/03/2010 - 07:51h

La actriz de Alcobendas puede hacer historia esta noche en los Oscar.

Mejor no hacerse ilusiones. "No me esperaba la nominación después de haber ganado en 2009. Estoy totalmente convencida de que no voy a ganar, así que voy a disfrutar todo lo que no pude disfrutar el año pasado". Así de contundente se mostró ayer Penélope Cruz durante su encuentro con la prensa española en el Hotel Mondrian de West Hollywood.

Pese a que Nine no ha respondido ni de lejos a las expectativas creadas, la intérprete aseguró que "le encanta la película" y se siente una privilegiada por haber trabajado con Daniel Day Lewis.

No hay duda de que pase lo que pase esta madrugada en los Oscar, la actriz tiene motivos para estar más que contenta con su papel. Sobre todo porque es la única superviviente del naufragio de Nine. El iceberg de la crítica y el público hundieron el trasatlántico que el director Rob Marshall planeaba llenar hasta arriba de Oscar (el rotativo Los Ángeles Times dijo que el filme debería llamarse Cero, en vez de Nine).

El secreto del éxito

Y eso que parecía que el éxito estaba asegurado. Bastaba con repetir la fórmula que tan buen resultado le había dado a Marshall en 2002 con Chicago: musical triunfador en Broadway más estrellas de Hollywood, igual a recaudaciones millonarias y lluvia de Oscar.

El problema es que nadie sabe a ciencia cierta qué hace que unas películas triunfen y otras fracasen. Ni siquiera en Hollywood. Nine apenas ha recaudado 39 millones de dólares en todo el mundo, menos de la mitad de lo que costó. Y los premios tampoco han llegado. O casi.

La carrera de la actriz en EEUU empezó con más pena que gloria

La actriz española es la única nominada a los galardones de la Academia entre el elenco de estrellas que Rob Marshall enroló en su travesía. Ni Nicole Kidman, ni Daniel Day-Lewis ni Marion Cotillard se han hecho un hueco en la competición de esta noche.

Tampoco parece que Cruz tenga muchas opciones de ganar, pero no importa: ya ha conseguido lo que deseaba: su nombre ya se asocia a todos los grandes proyectos en EEUU.
A Rob Marshall le impresionó el ímpetu con el que Pe encaró los complicados ensayos de números musicales de Nine. Tanto que ha pensado en ella para su siguiente viaje cinematográfico: Piratas del caribe 4: On Stranger Tides. Por primera vez desde que llegó a Los Ángeles en 1998, la española formará parte de una superproducción made in Hollywood, con más de 100 millones de dólares de presupuesto.

Johnny Depp, que volverá a interpretar al Capitán Jack Sparrow en la cuarta entrega de Piratas del Caribe, asegura que está "deseando volver a trabajar con Penélope", con la que coincidió en Blow (Ted Demme, 2001).

Las grandes superproducciones le abren ahora sus puertas

Sin embargo, los inicios de Pe en Hollywood no fueron tan estelares. Debutó con la fallida Hi-Lo Country (Stephen Frears, 1998). Y durante varios años pasó con más pena que gloria por producciones de dudosa calidad como Woman on Top (2000) o Sahara (2005). Pero su suerte cambió. Mejoró su inglés y empezó a recibir mejores ofertas. Nine la ha consolidado como una de las grandes. Y esta noche podría hacer historia.

No obstante, quien quiera contar con ella ahora tendrá que ser muy persuasivo. "He decidido trabajar menos para focalizar más mi energía en cada uno de mis personajes. Soy consciente de que soy una privilegiada por poder elegir mis papeles. Desde que terminé Nine en febrero no he vuelto a rodar y posiblemente no lo haga hasta el verano", zanjó ayer.