Sábado, 6 de Marzo de 2010

Guardiola se entrega a Henry

El técnico del Barcelona advierte de los riesgos de un tropiezo y defiende a ultranza al francés

NOELIA ROMÁN ·06/03/2010 - 16:34h

FERNANDO ZUERAS - Guardiola se entrega a Henry.

Quizás porque comparte filosofía futbolística con Juanma Lillo y la estadística dice que el Almería sólo ha perdido un partido desde que el técnico vasco tomó el relevo de Hugo Sánchez, nueve encuentros atrás, Pep Guardiola arrugó ayer el gesto y advirtió: "Quedan dos meses y pico para acabar la Liga, así que cualquier tropiezo ahora nos puede dejar fuera de todo; nos jugamos mucho".

No hay amistad que valga cuando el liderato está en juego, por muy estrecha que sea la que une al técnico del Barcelona con Lillo, admirador confeso. "Celebro que vuelva a entrenar en Primera y que le vayan bien las cosas", se limitó a decir Guardiola con cierta frialdad.

Le preocupa al técnico que todo se fíe al encuentro frente al Madrid -"Parece que la Liga se decidirá en el Bernabéu, pero es mentira. Quedan muchos partidos y todos muy importantes", aseveró- y, sobre todo, recuperar a Henry, objeto permanente de crítica, y pieza clave en el futuro, según Guardiola. "No es verdad que Henry haya dicho que se reservará para el Mundial.

Él es el primero en saber que no está al nivel y lo asume. Si por eso lo queremos convertir en la razón de los males de Francia o de que el Barça haya hecho 61 puntos, aquí estaremos para echarle una mano", aseguró el preparador del Barça. "Pero lo necesitamos y quiero que se rebele contra eso. Sin él, no habríamos logrado lo del año pasado y este nos costará más si no lo tenemos. Quizás por eso le dé más titularidades o no", añadió.

Tras los retoques ante el Málaga -"No jugamos con doble pivote; el dibujo se mueve según los jugadores"-, nada desveló Guardiola sobre el dibujo que hará frente al Almería , "un equipo que quiere jugar, que tiene dos balas arriba como Crusat y Piatti, y muy bueno a la contra". "Prefiero jugar con equipos que sólo se defiendan porque a nosotros nos cuesta correr a por la pelota", confesó Pep.

Lillo, en su intento de mantener al Almería como tercer mejor equipo de la segunda vuelta, no podrá contar con Corona y Nieto y ha decidido prescindir de Borzani, Quillo, Solari y David Rodríguez.