Sábado, 6 de Marzo de 2010

"Lo veo y grito ¡Luis, por favor, no!, pero no sirve"

La campeona de España de 60 metros no sabe qué le pone más nerviosa: si tratar de ser la mejor o ver a su marido, Perea, con el Atleti

IGNACIO ROMO ·06/03/2010 - 10:57h

GUILLERMO SANZ - Luz Murillo, el miércoles, en Madrid.

Debuta la próxima semana en unos Mundiales con la camiseta de la selección española. Luz Murillo (Urabá, Colombia, 1981) se proclamó el domingo pasado en Valencia campeona de España de 60 metros lisos.

Dos años con pasaporte español y dos títulos nacionales...

Sí. Todo está saliendo bien. Estoy un poco a la expectativa y muy ilusionada. Hacía seis años que no iba a unos
Mundiales.

¿Qué objetivo tiene en los Mundiales de Doha en pista cubierta?

Mi meta está en llegar a las semifinales. Y, a partir de ahí, ya veremos.

"Mi sueño es llegar a correr como Bolt, me impresiona por su estatura"

El año pasado, el atletismo español vivió dos casos de dopaje en dos atletas nacionalizadas. ¿Cruzamos los dedos?

Bueno, pero porque haya habido dos casos, eso no implica que vaya a haber más positivos de atletas nacionalizados. No hay más riesgo de dopaje por ser nacionalizado: eso va en la persona. Cada uno sabe lo que tiene que hacer.

¿Qué piensa del dopaje?

Es una norma que han colocado y hay que cumplirla. Las normas están para cumplirlas. Es como cuando la policía te dice que no fumes en el coche o que no hables por el móvil cuando conduces. Eso hay que cumplirlo. Si te dicen que no se puede tomar una sustancia, pues se cumple y punto.

¿Cómo se lleva lo de ser la esposa del futbolista del Atlético Perea?

Lo llevo bien. Estoy con él desde los 16 años. ¡Toda la vida!

La temporada de su marido no es apta para cardiacos. Cumple, parece que se asienta, y, de pronto, un fallo garrafal. ¿Cómo lleva usted las críticas?

Hombre, se sufre porque no es que el deportista lo quiera hacer mal, al contrario. Hay tiempos en los que un deportista está arriba y otros momentos en los que baja. Para volver a subir, hay que bajar. No vas a estar arriba toda la vida. Este año, Luis ha tenido un bajón. Los años anteriores, había estado bien y ahora le tocó flaquear.

"El dopaje no vale; es como cuando la policía dice que no fumes en el coche"

¿Ve usted sus partidos?

Sí. Pero mi pasión es el atletismo.

Y cuando Luis comete un error que cuesta un gol al Atlético, ¿cómo lo vive?

Me pongo muy nerviosa. Grito: "¡Luis, por favor, no!". Quisiera ayudarlo. Hago como una fuerza, pero no
sirve.

¿Le da algún consejo?

Sí. Muchas veces le digo: "Cuando viene el balón, tienes que estar más activado para salir más rápido". Porque eso es lo que yo hago en mis salidas, en la arrancada. Le digo que tiene que ser más explosivo.

¿Y él que le dice?

Me dice "es que esto no es atletismo, hay que dominar un balón".

El es rápido también.

Sí y tiene que seguir trabajando. La velocidad hay que seguir cultivándola porque si no, se pierde.

¿Qué prueba de atletismo podría hacer él?

Salto de longitud y velocidad.

¿Lo haría mejor en 100 o en 200 metros?

En 200. Luis necesita metros para coger velocidad.

¿Usted le ganaría?

¡No lo sé! No nos hemos picado nunca.

Este verano, tenemos los Europeos en Barcelona...

Sí, allí quiero estar, con la ayuda de Dios, en la final. Y estoy trabajando para lograr medalla: ese es mi gran anhelo. Los 100 metros me permiten coger más velocidad.

¿Hace usted muchas pesas?

Sí. Tengo tres días a la semana de musculación.

¿Cuántos años le quedan en el atletismo?

Unos cuatro.

¿Qué le inspira Bolt?

Es el sueño que todos tenemos: llegar a correr como corre él. Me impresiona por su estatura, porque siempre se dijo que los altos nunca eran rápidos.

¿Está de acuerdo en que los jóvenes se están haciendo más sedentarios?

Sí, son más pasivos. Creo que los padres no tienen tiempo para dedicárselo y se acomodan. Tenemos dos hijos y son bastante deportistas. ¡Así no les da tiempo a estar con la Play!