Viernes, 5 de Marzo de 2010

Las árabes en España reclaman protección contra el extremismo

El colectivo pide al Gobierno auxilio para la mujer acosada por el imán de Cunit

DIEGO BARCALA ·05/03/2010 - 22:33h

Reyes sedano - Representantes marroquíes de las asociaciones de mujeres, ayer, ante la sede del Ministerio de Justicia.

Un grupo de mujeres árabes en representación de un centenar de asociaciones femeninas reclamó ayer ante el Ministerio de Justicia protección para aquellas personas que sufren acoso por los extremistas religiosos. A partir del caso de Fátima Ghailan, la mujer de 31 años perseguida por un imán en Cunit (Tarragona) por no llevar velo islámico y ejercer de mediadora social, este colectivo exige al Gobierno protección frente a los extremistas que impiden "la asimilación libre de un modo de vida" de las inmigrantes.

El colectivo registró en el ministerio un manifiesto que reclama para Fátima medidas de alejamiento para el imán de Cunit y su familia, por acosar a esta mediadora social "verbal y físicamente". Denuncian que la agresión se debe al simple hecho de que la víctima "no lleva velo" y tiene "amigas españolas". "Fátima ha denunciado a sus perseguidores y, sin embargo, está sola. Su soledad es la vergüenza de todos. Dejar impunes a sus agresores sería un crimen cometido por la Justicia", denuncia el manifiesto.

"Todavía hay mucho miedo entre las mujeres musulmanes en España. Ni siquiera se atreven a pronunciar el nombre del imán de Cunit, pero queremos representar con este acto una medida de fuerza. Los extremistas tienen que saber que estamos aquí y que no vamos a permitir que se nos diga cómo tenemos que vivir", señaló la portavoz de la Asociación Mujeres Integra, Nina Tadali.

"Una excepción"

Las representantes femeninas aprovecharon el acto de apoyo a Fátima para expresar que su sufrimiento "es una excepción" entre las mujeres árabes en España. "Ella es musulmana, yo soy cristiana y a las dos nos une que somos árabes y vivimos en España. Eso es lo importante", explicó Randa S., profesora de Cultura Árabe que pertenece a la Unión de Mujeres Hispano Árabe.

La mujer musulmana con quien se compara Randa es Nadia Otmani, de la Asociación Al-Amal, que mostró su disgusto por la falta de comprensión sobre la cultura árabe en España: "Yo no llevo velo, pero en la asociación hay otras mujeres que sí lo llevan. Es un símbolo cultural, no significa nada más. He visto a mujeres en los pueblos de Asturias que llevan pañuelo en la cabeza y nadie se escandaliza".