Viernes, 5 de Marzo de 2010

Los conservadores se desvinculan de Matas

El ex president declara como imputado el próximo 23 de marzo

M.J.G. ·05/03/2010 - 22:30h

En el PP balear hay más de dos decenas de ex altos cargos imputados y tres encarcelados por presuntos casos de corrupción. Pero ninguno de ellos de la categoría de Jaume Matas. El ex president del Govern y ex líder de los conservadores abandonará su exilio en Estados Unidos para declarar el próximo 23 de marzo ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma. Está encausado por el caso de la construcción del velódromo Palma Arena, así como por el aumento de su patrimonio personal.

Ese día todos los focos estarán atentos a lo que ocurra. También a la reacción de sus compañeros de filas. "El revuelo va a ser considerable", reconocen. Pero no quieren hablar más sobre ese tema. Aunque en el PP balear algunos piensan que el juez, José Castro, le enviará directamente a prisión, la mayoría considera que eso sería algo "exagerado". Estos últimos están convencidos de que Matas tendrá "argumentos suficientes para defenderse" y esperan que todo quede resuelto y, como mucho, en un asunto personal centrado en su propiedad.

En la formación regional mantienen que su comparecencia no les va a pasar factura electoral y menos aún entre sus votantes. "Está amortizado", insisten cada vez que se les pregunta por Matas. El PP balear trata de desvincularse de él. Hablan constantemente de "la regeneración del partido" y de "un nuevo proyecto". Además, Bauzá es savia nueva. Ni siquiera perteneció a su equipo gubernamental. En el partido saben que si Rosa Estaràs, que fue su vicepresidenta, siguiera al frente se les habría complicado mucho el panorama.

Los suyos esperan que tenga "argumentos" para defenderse

Hace unas semanas Estarás responsabilizó a Matas de las decisiones que se adoptaron en torno al pabellón deportivo que costó más de 100 millones de euros. La obra se presupuestó en 48 millones.

El principal "interesado"

La número dos de Matas acudió a declarar en calidad de testigo y apuntó a su superior como el responsable de impulsar su construcción. Dijo que el principal "interesado" en que las obras de la infraestructura avanzasen era él. El ex presidente tendrá que responder además por un palacete del centro de Palma adquirido por 950.000 euros, cuando el valor estimado de la Agencia Tributaria era en 2006 de casi 2,5 millones

Ese día, junto a él, también están citados su esposa, María Teresa Areal; su cuñado y ex gerente del PP balear, Fernando Areal y el presidente de la compañía Gesa-Endesa, Bartomeu Reus.