Viernes, 5 de Marzo de 2010

Benach apunta a 'dos' en la lista de Esquerra

Puigcercós sigue en vías de pacificar la convivencia interna

FERRAN CASAS ·05/03/2010 - 22:12h

JOSÉ COLON - Joan Puigcercós y Ernest Benach en una imagen de archivo.

Los dirigentes de ERC han asumido en los dos últimos años que si algo les penaliza son los pleitos internos. De ahí que se hayan conjurado en los últimos meses, concretamente a partir de la proclamación de su presidente Joan Puigcercós como candidato en octubre, para enterrar el hacha de guerra hasta las elecciones al Parlament.

En el camino al complicado reto de las urnas, a las que esperan llegar tras recoger algún rédito más de su obra de su gobierno, es clave sortear la bronca interna por las listas. Puigcercós quiere implicar a todos los sectores y diversas fuentes dan por hecho que el presidente de la cámara catalana Ernest Benach será el dos por Barcelona.

Benach disputó en verano de 2008 la presidencia de ERC a Puigcercós. Perdió y quedó por debajo de Joan Carretero, el entonces líder crítico que acabó dejando el partido. El presidente del Parlament ha desarrollado su carrera del brazo de Josep-Lluís Carod-Rovira, vicepresidente del Govern. Pero el hecho de que Carod, que le lanzó a competir con Puigcercós, esté ya amortizado, ha hecho que Benach haya cobrado aún más personalidad y se haya rodeado de un entorno diferenciado. Y los que antes eran fieles a Carod ahora lo son a Benach.

Contar con Benach es, para Puigcercós, garantía de implicación de una amplia mayoría y pacificará el debate de las listas, que hoy abre el Consejo Nacional aprobando el reglamento para confeccionarlas. La dirección podrá colocar en ellas a un 10% de los candidatos, ganando margen para independientes (no hay gran interés en ello ni grandes nombres como en su día fue el eurodiputado Oriol Junqueras) y evitando someter apuestas a asambleas locales y comarcales. Sería el caso de Benach, que iría por Barcelona pero que milita en Reus.

Nadie discute a Benach y tampoco que le siga la portavoz en el Parlament Anna Simó, a la que algunos querían de dos pese a que se conformarán con el tres. La lucha soterrada estará más abajo por la perspectiva de ir a la oposición quedándose sin cargos de Govern y la reducción de diputados que auguran los sondeos.

Dudas del ‘tres' para abajo

Está todo "muy verde" pero ya se da por seguro que Xavier Vendrell no estará pese a que se le ha confiado la tarea de jefe de campaña. Oriol Amorós, por Barcelona, Pere Aragonès, por el Maresme, y Marina Llansana, por el Anoia, sí seguirán en puestos de salida. La pugna en otras comarcas está abierta. El puesto de los afines a Puigcercós por Barcelona ciudad es una incógnita. Parece reservado a David Minoves, director de la Agència de Cooperació. Han perdido fuerza el portavoz del partido Ignasi Llorente o Núria Cuenca.

Entre los consellers, el de Cultura Joan Manuel Tresserras, a quien Puigcercós quería cerca, se autodescartó. A Carod se le comunicó que no tenía sitio. Para Josep Huguet, conseller de Innovació i Empresa, se buscará acomodo en el Senado pese a que preferiría escaño en el Parc de la Ciutadella. Desplazará a Carles Bonet, uno de los pocos fieles a Carod y ya en su tercera legislatura en la cámara alta. Jordi Ausàs, conseller de Governació y que puede exhibir logros como las veguerías o la Ley de Consultas, sería ideal para Lleida pero la federación regional apuesta por que repita Carmel Mòdol. Puigcercós duda y podría intentar imponer a la economista Àngels Cabasés, de la dirección nacional.

En Tarragona no hay duda. El teniente de alcalde y ya diputado Sergi de los Ríos recogerá el testigo de Benach, cabeza de cartel desde 1992. Así las cosas, la titular de Acció Social, Carme Capdevila, es la única consellera con puesto seguro. Será número uno por Girona, donde ERC asume el reto de conservar cuatro escaños.