Viernes, 5 de Marzo de 2010

El Gobierno exhibe firmeza ante los desaires de Chávez

De la Vega dice ante la crisis provocada por el juez Velasco: "Sólo el que respeta es respetado"

G. L. A. ·05/03/2010 - 22:08h

EFE - María Teresa Fernández de la Vega, tras la reunión del Consejo de Ministros.

El Gobierno español quiere evitar un enfrentamiento estéril, y acaso sin fundamento, con Venezuela a cuenta del auto del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco sobre las presuntas acciones coordinadas de ETA y las FARC colombianas. Pero, más allá de esa voluntad política, se ha enredado en una escalada de tensión verbal con Hugo Chávez.

Si el jueves Miguel Ángel Moratinos rebajó a una petición de "información" las "explicaciones" de las que el lunes había hablado José Luis Rodríguez Zapatero, el Ejecutivo volvió a elevar este viernes el tono después de que Chávez reaccionara afirmando que él no tiene "nada que explicar, ni a Zapatero ni a nadie", y poniendo en cuestión el funcionamiento del sistema judicial español.

"Alguna vinculación"

Lo hizo primero el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en TVE: "Nosotros creemos que alguna vinculación ha habido (...) Estoy reclamando a Venezuela una colaboración mejor y más intensa (...)".

Y María Teresa Fernández de la Vega dio después otra vuelta de tuerca. El matiz diplomático entre "información" y "explicación" hecho por el ministro de Asuntos Exteriores desapareció el viernes en boca de la vicepresidenta, quien habló de petición de "colaboración, información y explicaciones".

La portavoz oficial del Gobierno dijo que "no hay espacio para la polémica", pero -en una clara reacción al tono desabrido de la respuesta de Chávez- proclamó: "Sólo el que respeta es respetado".

Las manifestaciones de la vicepresidenta primera al término del Consejo de Ministros dejaron a todas luces clara la preocupación del Gobierno por la imagen que debilidad que han subrayado los medios de la derecha. "De tibieza nada", dijo Fernández de la Vega, que por tres veces utilizó la palabra "firmeza" al hablar del planteamiento del Gobierno español en este asunto.

Reglas internacionales

El malestar por la destemplada reacción de Chávez a pesar de los esfuerzos contemporizadores de Moratinos fue explícito: "La Justicia española es independiente y las autoridades de Venezuela tienen que colaborar para aclarar unos hechos muy graves. Los problemas se solucionan desde la colaboración necesaria y desde el respeto debido a las instituciones, a nuestra Justicia y a nuestro país".

Fernández de la Vega señaló incluso que la colaboración del Gobierno de Venezuela para esclarecer la realidad no es algo que esté a expensas de la voluntad política de Chávez. "Hay unos convenios internacionales y unos mecanismos de cooperación firmados. Esas son las reglas de funcionamiento del Estado de derecho y de la cooperación internacional", recordó al presidente de Venezuela.