Viernes, 5 de Marzo de 2010

Turquía se siente ofendida por el Congreso de EEUU

Un comité denuncia el "genocidio" de armenios en 1915

I. Piquer / T Schäfer ·05/03/2010 - 21:56h

ADEM ALTAN / AFP - La policía antidisturbios protege ayer la embajada de EEUU en Ankara de los manifestantes.

Un episodio histórico de hace casi un siglo ha amargado las buenas relaciones entre Estados Unidos y Turquía, uno de los socios más importantes de Washington en el mundo musulmán. El Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de EEUU aprobó el jueves por la noche una medida no vinculante que tacha de "genocidio" la matanza de armenios a manos de tropas del Imperio Otomano en 1915, haciendo caso omiso a la oposición de la Casa Blanca.

La decisión provocó ayer protestas rabiosas en Turquía y Ankara llamó a consultas a su embajador en Washington. "Condenamos esta resolución que acusa a la nación turca de un crimen que no ha cometido", dijo el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, en un comunicado. "Tememos que la aprobación de esta moción, a pesar de nuestras advertencias, pueda dañar las relaciones entre Turquía y Estados Unidos y detener el proceso de normalización con Armenia".

La decisión puede dañar las relaciones bilaterales, advierte Erdogan

El comité aprobó la medida con apenas un voto de diferencia, 23-22, pese a que horas antes la secretaria de Estado, Hillary Clinton, había llamado a su presidente, Howard Berman, advirtiéndole de que cualquier acción legislativa "podrá impedir el proceso de normalización de las relaciones" entre los dos países.

La iniciativa, que pasará ahora al Pleno de la Cámara Baja, reconoce como "genocidio" la "aniquilación sistemática y deliberada de 1,5 millones de armenios" ordenada por las autoridades otomanas entre 1915 y 1923. Turquía afirma que esos números son "falsos" y que grupos de armenios armados, que tomaron partido por Rusia durante la contienda, también mataron a miles de musulmanes.

El Comité de Asuntos Exteriores aprobó una medida similar en 2007, pero no llegó a ser votada en la cámara, debido a las intensas presiones por parte del presidente George W. Bush.

Intervención de Obama

Muchos turcos consideran la acusación de genocidio como un grave envite que ofende el sentimiento nacionalista en el que se basa la república fundada por Mustafa Kemal Atatürk tras el derrumbe del Imperio Otomano. El presidente Barack Obama intentó evitar la votación en el Capitolio, porque Turquía, un país de mayoría musulmana, miembro de la OTAN y que tiene buenas relaciones con Irán o Siria, es un aliado estratégico de EEUU.

Durante la campaña electoral, Obama había prometido a la influyente comunidad armenia en EEUU que promovería la denuncia de la matanza de 1915 desde el poder. Pero en su visita a Turquía hace un año, una de las primeras del recién estrenado presidente, esquivó el tema.

Ankara es un aliado fundamental de la OTAN en el mundo musulmán

El voto de los congresistas también pone en peligro el acercamiento y la reconciliación entre Turquía y Armenia. Obama llamó el jueves al presidente turco, Abdullah Gül, para agradecer los esfuerzos que hace el Gobierno en normalizar las relaciones entre Turquía y Armenia. El lunes pasado, el Ministerio turco de Asuntos Exteriores ya advirtió de que la medida "provocaría la detención del proceso de normalización con Armenia".

Turquía cerró su frontera con Armenia en 1993 a raíz de la guerra que enfrentó a armenios y azerbaiyanos por el control del enclave del Nagorno-Karabaj, situado en Azerbaiyán, aliado de Ankara. En 2008, Ereván y Ankara comenzaron un proceso de acercamiento y el año pasado ambos países firmaron una serie de protocolos para normalizar sus relaciones y abrir la frontera común.

La condena por parte del Congreso de EEUU es interpretada en algunos medios turcos como otra prueba del desprecio de Occidente hacia su país, que se ha topado también con los recelos de varios estados europeos contra su ambición de entrar en la Unión Europea.