Viernes, 5 de Marzo de 2010

Los presidentes de Rusia y Ucrania reactivan las relaciones bilaterales

EFE ·05/03/2010 - 11:10h

EFE - El presidente ruso, Dmitri Medvédev (i), y el ucraniano, Víctor Yanukóvich, durante su reunión en el Kremlin en Moscú este viernes. Yanukóvich realiza su primera visita oficial a Rusia tras su victoria electoral en febrero.

Los presidentes de Rusia, Dmitri Medvédev, y Ucrania, Víctor Yanukóvich, relanzaron hoy las relaciones entre sus países tras lo que el mandatario ruso definió como "racha negra", que redujo a mínimos los/ vínculos políticos entre los dos Estados más poderosos surgidos de la desaparecida Unión Soviética.

Yanukóvich, investido presidente de Ucrania el jueves de la semana pasada, arribó esta mañana Moscú en una visita oficial que muestra el propósito de Kiev de mejorar sustancialmente los nexos bilaterales.

Esta disposición del flamante jefe del Estado ucraniano, considerado líder de la población ruso-hablante del vecino país, fue recibida con evidente beneplácito en la capital rusa

"Confío en que con vuestra llegada (al poder), con vuestro trabajo como presidente, termine la racha negra que hubo en las relaciones entre Ucrania y la Federación Rusa y alcancemos nuevas niveles de cooperación", dijo Medvédev al darle la bienvenida a su huésped en Kremlin.

El presidente ruso se refería al gran deterioro que sufrieron las relaciones entre Moscú y Kiev durante el mandato del antecesor de Yanukóvich, Víctor Yúschenko, en particular en el último año y medio, tras la guerra ruso-georgiana por el control de la separatista región georgiana de Osetia del Sur.

El Kremlin acusó a Ucrania de suministrar armas a Georgia durante esa contienda y de desarrollar una política "antirrusa".

"Haremos todo para que las relaciones entre Ucrania y Rusia no sean como en los últimos cinco años", dijo Yanukóvich al responder a las palabras de recibimiento de su anfitrión.

Destacó que las recientes elecciones presidenciales en su país no fueron sencillas pero sí democráticas, y expresó su confianza en que la política exterior e interior de Ucrania cambiará de manera significativa.

Tras las negociaciones, los dos mandatarios ofrecieron una rueda de prensa en la que se les vio distendidos y risueños, según las imágenes ofrecidas en directo por canal de noticias Vesti-24 horas.

"Ahora no hay problemas, lo importante es que a la mayor brevedad demos pasos decididos para restablecer la cooperación en el ámbito económico y político, y en los problemas de seguridad", dijo el jefe del Kremlin.

Medvédev y Yanukóvich suscribieron una declaración conjunta que recoge los principios de acuerdo para esta nueva etapa en las relaciones entre Moscú y Kiev.

"Hemos acordado que encargaremos a nuestros gobiernos y ministros entablar relaciones plenas y estudiar las posibilidades de cooperación en el ámbito energético", explicó Medvédev.

El líder ruso resaltó que no se trata "de mejorar estas relaciones, sino de su renacimiento, de su reanimación con medicinas potentes".

Con este fin, añadió, "es necesario intensificar todos los vínculos, en primer lugar a nivel de ministerios, parlamentos, gobiernos y organizaciones sociales".

Yanukóvich se refirió al alquiler de la base de la flota rusa en el mar Negro en el puerto ucraniano de Sebastópol, que expira en 2017, y que Moscú desea prorrogar.

"Creo que muy pronto recibiremos una respuesta que satisfaga a Ucrania y a Rusia", dijo el presidente ucraniano.

La declaración conjunta de los dos líderes consignó que "respetando la libertad de opción, de mecanismos y formas de participación de los Estados en los procesos de integración económica, Rusia y Ucrania procurarán que esa participación no vaya en desmedro de la cooperación bilateral".

El documento señala que "Rusia y Ucrania, ésta en su calidad de Estado al margen de bloques, pueden participar activamente en los procesos europeos de seguridad".

Medvédev y Yanukóvich acordaron asimismo celebrar durante el primer semestre de este año una reunión de comisión interestatal ruso-ucrania.

A diferencia de su homólogo ruso, el presidente ucraniano no tiene autoridad sobre el Gabinete de Ministros, que rinde cuentas únicamente ante el Parlamento.

Actualmente, la jefatura del Gobierno ucraniano la ejerce provisionalmente el número dos del destituido Gabinete de la primera ministra Yulia Timoshenko, Alexandr Turchínov.

Según Constitución ucraniana, el presidente puede nominar sólo a los titulares de Asuntos Exteriores y Defensa.

Por cuanto el nuevo Gobierno ucraniano aún no ha sido formado, Yanukovich llegó a Moscú acompañado de Petró Poróshenko, el ministro de Exteriores de su antecesor, Víctor Yúschenko.