Viernes, 5 de Marzo de 2010

Masadeh calcula que el secretariado de la UpM estará operativo en abril

EFE ·05/03/2010 - 12:45h

EFE - El nuevo secretario general de la Unión por el Mediterráneo, Ahmad Masa'deh, durante su primera rueda de prensa en el Palacio de Pedralbes tras la puesta en marcha de este organismo que busca el diálogo entre las dos riberas del Mediterráneo.

El nuevo secretario general de la Unión por el Mediterráneo (UpM), el jordano Ahmad Masadeh, ha vaticinado hoy que habrá que esperar hasta "la segunda o la tercera semana de abril" para que su secretariado esté ya plenamente operativo.

Tras su presentación oficial, anoche, en el Palacio de Pedralbes de Barcelona, sede física del nuevo secretariado permanente de la UpM, Masadeh ha ofrecido hoy su primera rueda de prensa como secretario general de este organismo.

Barcelona fue escogida por los 43 países miembros de la UpM, en la cumbre de noviembre de 2008 en Marsella, como ciudad sede del secretariado, pero su puesta en marcha se ha venido retrasando, en gran medida debido a que los recelos entre árabes e israelíes han dificultado el consenso sobre la concreción de su estructura.

Hasta esta semana los diplomáticos de la UpM no se han puesto de acuerdo para aprobar los estatutos del organismo, y todavía falta aprobar su presupuesto y designar a los seis secretarios adjuntos y al resto de colaboradores que acompañarán a Masadeh en Barcelona, algo que podría concretarse en la reunión prevista en Bruselas a finales de este mes de marzo.

No obstante, Masadeh ha evitado dar relieve a las fricciones diplomáticas que obstaculizan la puesta en funcionamiento del secretariado y ha derivado sutilmente las culpas hacia el gobierno de la Generalitat, responsable de las obras de acondicionamiento del Palacio de Pedralbes como nueva sede de la UpM.

"Realmente todo depende de cuándo estén listas las oficinas, los despachos. En realidad, por lo tanto, estamos en manos del gobierno catalán y de los ingenieros y arquitectos, para que terminen todos los temas internos relacionados con los despachos", ha asegurado.

Masadeh, que ha agradecido encarecidamente a la Generalitat y, en particular, a su presidente, José Montilla, su apoyo y hospitalidad, espera que su secretariado esté ya en disposición de "empezar a trabajar la segunda o tercera semana de abril".

Fuentes de la Generalitat han aclarado después que las obras de habilitación del Palacio de Pedralbes, de hecho, ya están terminadas y sólo queda por saber el número de colaboradores que finalmente trabajarán al lado de Masadeh, para acabar de dividir los espacios de trabajo.

Masadeh y su equipo de cerca de 60 personas que trabajarán con él -incluidos los seis secretarios generales adjuntos, procedentes de Israel, Palestina, Italia, Grecia, Malta y Turquía- tendrán a su disposición buena parte de las instalaciones del Palacio de Pedralbes, cedidas por la Generalitat, que ha habilitado 2.470 metros cuadrados para acoger sus dependencias.

De momento, a falta de tres semanas para que sean designados en la reunión prevista en Bruselas el 24 de marzo, los únicos nombres de los futuros secretarios generales adjuntos que parecen decididos son los que corresponden a Italia y Grecia.

En cuanto el secretariado funcione a pleno rendimiento y sepa qué presupuesto tiene a su disposición, Masadeh empezará a definir los proyectos prioritarios que deberá emprender en sus tres años de mandato, entre los que ya ha apuntado que figurarán las redes de transporte entre los países de ambas riberas.

La UpM, organización que es fruto del proceso euromediterráneo impulsado en Barcelona en 1995, se ha marcado seis grandes ámbitos de actuación, en los que los países miembros intentarán desarrollar proyectos comunes: descontaminación del Mediterráneo, autopistas terrestres y marítimas, protección civil, energías alternativas, lazos empresariales y una nueva Universidad Euromediterránea.

Masadeh, ex representante jordano ante la OTAN y ex embajador de su país ante la UE, ha explicado que para desarrollar sus proyectos buscará tejer complicidades con instituciones, empresarios, sector financiero, ONG y comunidades locales.