Viernes, 5 de Marzo de 2010

El PP pide la dimisión o la destitución de Moratinos

Gustavo de Aristegui califica la actitud del Gobierno de "vergonzosa y vergonzante"

PUBLICO. ES / AGENCIAS ·05/03/2010 - 12:31h

Gustavo de Arístegui. PUBLICO/ Guillermo Sanz

El portavoz del Partido Popular en la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados, Gustavo de Arístegui, pidió hoy que el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, si no dimite, sea sustituido del cargo, y calificó de "vergonzosa y vergonzante" la actitud del Gobierno tras la publicación del auto del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco en el que denuncia la presunta cooperación gubernamental de Caracas con ETA y las FARC.

En declaraciones a Cope, recogidas por Europa Press, Arístegui criticó que el Gobierno no haya "reaccionado" con "contundencia", haya "pedido disculpas" y haya "agachado la cerviz" al que en estos momentos es "cómplice declarado judicialmente" de uno de los "peores enemigos" de la democracia europea como es "ETA".

"Es evidente que este Ejecutivo carece de arrojo, tenacidad, coraje, autoridad moral y ética puesto que ha estado durante seis años y medio jaleando a un gobierno instalado en el totalitarismo más absoluto", aseveró para reiterar que el Gobierno "tiene miedo a Chávez y a que haya una sangría de votos por la izquierda porque -puntualizó- la situación podría ser absolutamente catatónica".

De esta forma, opinó que "lo que tiene que hacer" el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero es "convocar" al embajador de Venezuela para "exigirle explicaciones" que "no son satisfactorias" por la "arrogancia" y la "chulería" de Chávez y volvió a tachar de "vergonzosa" la política nacional de España por "excusarse" ante Caracas.

"Triangulo diabólico"

Arístegui denunció que mientras que hay un "triángulo diabólico" compuesto por "ETA, las FARC y el régimen chavista" el gobierno español esté "jaleando" a uno de los "peores enemigos" de la democracia de Europa, el régimen chavista.

De esta manera, aseveró que "no es verdad" que el PP haya "propiciado, propugnado o pedido la ruptura de relaciones", sino que lo que ha pedido es una "graduación y una respuesta" que, en su opinión, "no puede ser bajo ningún concepto la vergonzosa y vergonzante actitud de España a través de su ministro de Asuntos Exteriores".

Asimismo, llamó al caso 'Condor de los aires' porque, aseguró, es "mucho más grave" que el caso Faisán y apostilló que el tema está poniendo al Gobierno "contra las cuerdas" en un "ring" en el que se está demostrando la "incapacidad absoluta" de respuesta ante la crisis y la "disparatada política exterior".

Tras reiterar que España "debería llamar a consultas" al embajador de España en Venezuela exigió al Ejecutivo que de una "respuesta firme, no sólo porque España necesita demostrarle a Chávez que no se puede jugar con la democracia española, sino además porque no hacerlo supone poner en la picota una vez más como se ha hecho, por ejemplo, con la catastrófica gestión de los secuestros por parte de piratas de los buques 'Playa de Bakio' y el Alakrana".

A su entender, todo esto demuestra una "falta absoluta de Estado", de "visión estratégica" y de "coraje político".