Viernes, 5 de Marzo de 2010

El BCE percibe "poca sensibilidad" de los salarios a la evolución económica

EFE ·05/03/2010 - 12:27h

EFE - En la imagen, el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet. EFE/Archivo

El miembro del Comité Ejecutivo y del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) José Manuel González-Páramo considera que uno de los problemas del mercado laboral en España es la "poca sensibilidad" de los salarios a los ciclos económicos y a la situación de cada sector y cada empresa.

En una entrevista concedida a Efe, González-Páramo señaló que resulta "difícil" reconciliar la actual tasa de paro, próxima al 20 por ciento de la población activa, "con una evolución salarial que todavía es superior a la media europea".

Otro de los problemas del mercado de trabajo es, en su opinión, la segmentación entre contratos fijos y temporales, una situación que considera socialmente "improductiva", "ineficiente" e "injusta".

González-Páramo ve lógica la propuesta del Gobierno de retrasar en dos años, de 65 a 67, la edad legal de jubilación, teniendo en cuenta que la esperanza de vida "ha aumentado en pocas décadas en diez años" y que la entrada en el mercado laboral se ha retrasado por la mejor formación de los jóvenes.

Según el consejero del BCE, "lo lógico es restaurar una cierta proporcionalidad", ya que las pensiones se basan en un sistema de reparto, en el que "pagan quiénes están en el mercado a quiénes lo han abandonado por razones de edad".

En caso contrario, apuntó, "estaríamos cargando a las generaciones más jóvenes, que son por definición más pequeñas", la obligación de cubrir las pensiones de un número creciente de jubilados.

González-Páramo se refirió también a las medidas esbozadas por el Gobierno en la Actualización del Programa de Estabilidad 2009-2013 remitido recientemente a Bruselas, que fija como objetivo reducir el déficit público desde el 11,4 por ciento registrado al cierre del pasado ejercicio hasta el 3 por ciento en 2013.

A su juicio, "es muy importante" que estas medidas "se especifiquen cuanto antes para estabilizar las expectativas de familias y empresas y transmitir una señal clara a los mercados".

En este punto, admitió que existe "margen" para que los países europeos mejoren la coordinación de sus política fiscales.

En cuanto a la situación del sector financiero español, el consejero del BCE dijo que es "muy importante" que los bancos y las cajas "fortalezcan sus posiciones de capital y sus modelos de negocio", sobre todo "de cara al futuro".

Sobre el proceso de reestructuración del sector en España, indicó que "hay muchos agentes responsables", comenzando por las propias entidades financiera que, en su opinión, deben "reconocer en el balance sus pérdidas cuando las haya", "ajustar sus modelos de negocio" y decidir si necesitan alianzas o fusiones.

González-Páramo admitió que existe "algún grado de restricción" en los préstamos a las pequeñas y medianas empresas (pymes), pero precisó que la mayor parte de la caída del crédito se debe a la demanda y no a la actitud de las entidades.

El consejero del BCE relativizó las declaraciones de algunos dirigentes políticos que han denunciado ataques coordinados de los mercados contra el euro o contra países concretos como España.

"A quién conoce un poco los mercados le cuesta creer que hay algo coordinado. Los mercados no se coordinan; ven oportunidades y, según las estrategias de inversión, toman unas u otras posiciones", explicó.