Viernes, 5 de Marzo de 2010

Los piratas intentan abordar otros tres atuneros españoles en el Índico

Esta mañana se han producido dos nuevos ataques a embarcaciones con bandera española; un tercero avistó un esquife y consiguió huir

IÑIGO ADURIZ / EP ·05/03/2010 - 11:42h

Los presagios del Ministerio de Defensa se han cumplido. El buen tiempo ha hecho que la presencia de los piratas se haya incrementado notablemente en el océano Índico provocando que en menos de 24 horas, hayan intentado abordar al menos cuatro buques españoles. Al ataque de ayer al atunero vasco Albacán, esta mañana se han sumado otros dos a sendas embarcaciones con bandera española. Un tercero avistó un esquife pocos minutos después y consiguió huir.

Fuentes de la Confederación Española de Pesca (CEPESCA) indicaron a Público que sobre las 9.00 de la mañana el Intertuna 2, con base en Bermeo (Vizcaya) y propiedad de la empresa Albacora, se encontraba faenando a 350 millas de la costa de Kenia, a 70 millas de donde estaba ayer el Albacán, cuando fue asediado por tres embarcaciones piratas, dos esquifes y un lanchón de apoyo. El esquife se acercó a la embarcación vasca y se produjo un intercambio de disparos entre ambos. Pero los tres vigilantes de seguridad privada del buque consiguieron repeler el ataque a tiros y los piratas huyeron. En este momento, el Intertuna II regresa a puerto aunque desde Cepesca precisaron que "el regreso no se debe al ataque, sino que ya estaba previsto". No obstante, está siendo escoltado por un helicóptero y una fragata italiana de la operación Atalanta de la UE contra la piratería en el Índico. Se prevé que llegue a Puerto Victoria, capital de las Islas Seychelles, el próximo lunes.

Desde Albacora, empresa propietaria del buque destacaron que, durante el incidente, “ninguno de los miembros de la dotación de la nave -29 tripulantes y tres miembros de seguridad- sufrió daño personal alguno”. Asimismo indicaron que no se produjeron daños materiales.

El esquife se acercó a la embarcación vasca y se produjo un intercambio de disparos entre ambos

En esa misma zona, el Intertuna III, propiedad también de Albacora y con base en la misma localidad vizcaína, avistó a otro esquife pirata cuando lo tenía a cuatro millas de distancia. Según informaron desde Cepesca la reacción de la tripulación fue "inmediata". "Se activó el protocolo de seguridad, se puso en marcha la máxima potencia del motor y consiguió huir", apuntaron. Un tercer pesquero, el Artxanda, de propiedad española pero con bandera de un tercer país que no han podido precisar desde la organización de pesca, sufrió otro ataque que también repelieron a tiros los vigilantes de seguridad privada que viajaban en el mismo. Tampoco pudieron detallar dónde se produjo este tercer intento de abordaje.

Fuentes del Ministerio de Defensa explicaron que los Intertuna "llevaban a bordo seguridad privada pero estaban en la zona bajo vigilancia de la operación Atalanta", por lo que recibieron la ayuda de las fuerzas europeas desplegadas frente a las costas del África más oriental. Desde Albacora, empresa propietaria, eludieron hacer declaraciones hasta realizar más investigaciones.

En la línea de lo que indicaron ayer desde Defensa, fuentes de Cepesca explicaron que dado que está finalizando la época de monzones, los pesqueros españoles "han salido del canal de Mozambique donde estaban más protegidos y donde también podían faenar, se han lanzado a alta mar y se están encontrado con una importante presencia de esquifes piratas y de varios buques nodriza".

Ayer mismo, la ministra de Defensa, Carme Chacón anunció el refuerzo de la presencia española en la Atalanta con el envío a Somalia de un patrullero con cien militares que contribuirán a vigilar y controlar los puertos del país africano desde los que operan los piratas.

En buen Estado

Según informaron a Europa Press fuentes de las empresas propietarias, Albacora y Atunsa, las tripulaciones, compuestas en su mayor parte por vascos, se encuentran perfectamente.

"Van a ir a dar, a hacer daño, porque saben que es la única forma de apresar un barco"

La situación es de máxima alerta y los responsables de flota se encuentran reunidos en Gabinete de crisis porque la zona se encuentra "plagada" de buques nodriza y esquifes piratas. El contacto con la tripulación es continuo.

Hasta la fecha, "el tiempo había acompañado bastante, sobre todo, porque la costa de Somalia es incómoda para ellos, porque no pueden trabajar con ciertas garantías".

"Estaban esperando el momento oportuno. Ahora, prácticamente el océano es una piscina y era algo cantado. De hecho, estábamos un poco extrañados, porque parecían retrasarse respecto a nuestras previsiones, pero parece que han salido con fuerza", indicaron.

También se mostraron convencidos de que la seguridad a bordo se puede convertir en "un arma de doble filo" porque "ya no intentan hacer maniobras para intentar acercarse al atunero, ni avisos de disparos". "Van a ir a dar, a hacer daño, porque saben que es la única forma de apresar un barco", señalaron.

Supuestos piratas detenidos

Tras los incidentes, la respuesta de la misión europea en el Índico no se hizo esperar. Desde Defensa explicaron que fueron los propios tripulantes de los pesqueros atacados los que avisaron de lo ocurrido por teléfono al Centro de Operaciones de Vigilancia (Covan) de Cartagena, encargado del control de todas las aguas bajo protección de la Atalanta. El mando de la operación puso entonces en marcha un operativo para dar con los esquifes piratas que realizaron los ataques de las últimas 24 horas.

Un avión P3 del Ejército barrió la zona donde se produjeron los incidentes, a unas 350 millas de la costa de Kenia. Y además, partieron hacia allá la fragata francesa Nivoise y un petrolero también galo con la intención de localizar a los supuestos piratas. Desde ambas embarcaciones salieron sendos helicópteros que finalmente dieron con los esquifes y procedieron a su detención. Fuentes del ministerio aseguraron que a primera hora de la tarde de hoy "los supuestos piratas están detenidos en las instalaciones de la fragata francesa". Desde el Gobierno creen que podría tratarse de los atacantes del Albacán aunque, según apuntaron, este dato no está todavía confirmado. Tampoco precisaron cuántas personas componen el grupo de los supuestos piratas arrestados.