Viernes, 5 de Marzo de 2010

La locomotora china continúa: prevé un crecimiento del 8% en 2010

Mientras el resto de economías están en números rojos, el primer ministro chino anuncia un nuevo modelo para fomentar el desarrollo

 

JESÚS MORENO/EFE ·05/03/2010 - 08:47h

La crisis económica no ha podido con la locomotora china. El gigante asiático prevé un crecimiento de su economía del 8% en 2010. Lo explicó ayer su primer ministro, el líder comunista Wen Jiabao, quien considera el presente año un "momento crucial" para el país.

Mientras el resto de potencias entraban en depresión y su PIB se teñía de números rojos, el PIB de China ascendía en 2008 un 9% y el año pasado un 8,4%.

Sin embargo, no todo es fácil económicamente para un país de más de 1.300 millones de habitantes. El crecimiento previsto para este año es el mínimo que se pueden permitir para que no aumente su tasa de paro, que en estos momentos está en el 4,6%.

Jiabao lo sabe perfectamente. "Existen problemas agudos que reclaman una solución urgente", proclamó ayer en la Asamblea Nacional Popular (ANP). Consideró que no se puede identificar la tendencia de la economía "con la mejora radical de su funcionamiento". 3.000 delegados del Partido Comunista chino le escuchaban con antención.

Es un año crucial para Wen Jiabao. Considera que a pesar de que llega la recuperación mundial, "los riesgos financieros no han desaparecido y los precios de las materias primas y los tipos de cambio están sujetos a mayores fluctuaciones".

El líder chino defendió una política fiscal activa y "monetariamente laxa" para el ajuste estructural que tiene previsto: quiere dejar de basar su economía en la exportación de manufacturas baratas. "Ante todo es preciso intensificar la reconversión, encauzando a las empresas en el desarrollo de nuevos productos, ahorro de energía, control de calidad haciendo hincapié en las marcas, servicios y rentabilidad a fin de situar los productos nacionales en un nivel más elevado", manifestó.

Cambio de modelo estructural

El dirigente chino quiere desarrollar un nuevo modelo que se base en las nuevas energías, el ahorro energético, la biomedicina y las nuevas tecnologías.

Para todo ello se apoyará fiscalmente a las Pymes, especialmente para su reconversión tecnológica tanto por el Gobiernos central como los territoriales reforzando el apoyo con créditos, señaló.

También anunció que se impulsará el peso de los servicios en la economía nacional, empezando por los orientados a la producción, como los financieros, logísticos, informáticos, investigación y desarrollo, diseño industrial o comerciales, sin olvidar los dirigidos al bienestar de la población o promoción del turismo. 

Diferencias crecientes entre ricos y pobres

La apertura a la inversión privada del gigante chino ha abierto una brecha cada vez mayor entre unas zonas ricas y otras pobres. Jiabao destacó que se seguirá animando a explotar el Occidente, pero se reforzara el nordeste chino y los antiguos centros industriales.

"Haremos hincapié en invertir la tendencia a la agudización de la disparidad entre el desarrollo socioeconómico de las regiones y será prioritario elaborar y aplicar bien políticas de desarrollo para Tíbet, y las áreas de etnia tibetana de las provincias de Qinghai, Sichuan, Yunnan y Gansú, así como para Xinjiang", afirmó.

Wen mencionó la necesidad de establecer un orden de distribución de la riqueza abierto, transparente, justo y racional "que rectifique con firmeza la tendencia al aumento de la disparidad".

"No sólo debemos agrandar tarta de la riqueza social con desarrollo, sino repartirla como es debido, fortaleciendo el papel de la tributación y regulando con rigor los ingresos de quienes gestionan y administran empresas e instituciones estatales mediante la supervisión y el control", concluyó Wen.