Viernes, 5 de Marzo de 2010

Las alianzas progresistas acarician un 17% de votos

Los sondeos indican que, en la primera vuelta de las regionales, el Frente podrá alcanzar en Île-de-France en torno al 7%

A. PÉREZ ·05/03/2010 - 07:30h

Besancenot, del NPA. - A. PÉREZ

Ocho de la mañana en el Metro Express Regional C (RER C), uno de los que más exasperan por sus averías y retrasos a los millones de habitantes de los suburbios que trabajan en el centro de París. Entre apretujones y malas caras, dos chicas sonríen y empiezan a cantar: "¿Quién está satisfecho con los transportes?".

Son dos estudiantes de Teatro y activistas del Frente de Izquierda, integrado por el Partido Comunista de Francia como fuerza mayoritaria, el Partido de Izquierda, sindicalistas y la mayoría de los comités del no a la Constitución europea. Con gracias y argumentos, desmontan en conversación con los pasajeros los proyectos de Gran París del presidente Nicolas Sarkozy, una utopía urbana con la que la derecha quería conquistar la región capital (Île-de-France), gobernada por la izquierda.

Los sondeos indican que, en la primera vuelta de las regionales, el Frente aquí podrá alcanzar en torno al 7%, sin restar votos al Partido Socialista (25%) ni a Los Verdes (15%).

En Limousin, una región del centro marcada hasta los años ochenta por su fidelidad a la izquierda, con fuerte peso del llamado comunismo rural y el de las fábricas, los sondeos hablan de una victoria de la izquierda sin precedentes. La unión entre el Frente de Izquierda y los neotrotskistas del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA), liderado por Olivier Besancenot, podría dar a la izquierda un 17% de los votos. Algo nunca visto desde la irrupción, en los años ochenta, del ultraderechista Frente Nacional.

Esa unión Frente de Izquierda-NPA no ha sido posible en todas las regiones. Allí donde el NPA ha decidido no aliarse, los sondeos indican que volverá a la situación de extraparlamentario, en torno al 2,5%.

Noticias Relacionadas