Viernes, 5 de Marzo de 2010

El pacto contra la crisis abre una brecha por la izquierda

IU descarta un acuerdo que "no suba impuestos a los ricos". Rajoy dice que apoyará muchas de las propuestas del Gobierno porque "no están mal"

MIGUEL ÁNGEL MARFULL ·05/03/2010 - 00:30h

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, en el centro, encabezó la delegación de su partido que se reunió con el Gobierno. - ÁNGEL NAVARRETE

"El Gobierno se niega a subir los impuestos a los ricos para crear empleo, dar una ayuda seria a las pymes y hacer inversión pública que sirva de locomotora a la economía". El coordinador federal de IU, Cayo Lara, resumió con esta sentencia la distancia que le separa de las intenciones esbozadas por el Ejecutivo en la negociación del pacto de Estado contra la crisis.

Lara y su partido se reunieron ayer con la troika designada por Zapatero para allanar el camino al acuerdo. Si la distancia por la derecha es muy considerable, el recorrido del pacto hacia la izquierda se topó también con baches.

El Gobierno y el PSOE reiteraron entretanto mensajes conciliadores que pasan, según José Blanco, por "centrarse en las coincidencias y dejar de hablar de las diferencias". Después de que el PP rebajara la importancia de las sintonías con el argumentario del Ejecutivo al despacharlas como capítulos de "segundo orden", el titular de Fomento solemnizó que el contenido de la negociación, en todo caso, aborda cuestiones "de futuro" y nunca de "temas menores". La primera ronda de contactos se salda con "más avances de los previsto", según la vicepresidenta Elena Salgado.

Mariano Rajoy entreabrió un poco más la esperanza de consenso iniciada tras la segunda reunión de su partido con el Gobierno. El líder del PP admitió que su partido votará a favor de muchas de las medidas planteadas por el Gobierno porque "no están mal".

Por la izquierda, sin embargo, el pacto no fraguó en acuerdos. IU no apreció "ninguna voluntad del Gobierno de llegar a un acuerdo global" de izquierdas para combatir la crisis, según Lara.

IU aspiraba al consenso sobre un catálogo de cien medidas que trasladó a la negociación. No hubo receptividad del Gobierno y, descartado el acuerdo global, Lara abrió hueco a los "acuerdos puntuales" y reconoció posibilidades de acercamiento en cuatro ejes, comenzando por los incentivos para la rehabilitación de viviendas. La puerta quedó también abierta para explorar sintonías en la potenciación del papel del ICO en la financiación de pymes y autónomos y en el incremento de la presión fiscal a los incentivos multimillonarios de los directivos de banca, en consonancia con el planteamiento de la UE.

El Gobierno, "en sus trece"

Tras reunirse con el Ejecutivo, ICV describió a un Gobierno enrocado "en sus trece" frente a su aspiración de una reforma fiscal a fondo y mostró afinidad en capítulos relacionados con infraestructuras, política energética y fiscalidad ambiental, según Joan Herrera.

"De nada vale proximidad si hay discrepancias profundas en contención del gasto y reordenación financiera", lamentó el BNG. Francisco Jorquera, repintó una línea roja infranqueable: el recorte de los derechos sociales.

Coalición Canaria puso el contrapunto conciliador al abogar por el consenso que ha defendido desde el principio y admitió sintonía con todas las medidas anunciadas por el Ejecutivo, al que pidió "más ambición" en los próximos encuentros.

La portavoz de UPyD, Rosa Díez, puso una nota de distancia al denunciar que el Ejecutivo ha frustrado la posibilidad de pacto, dado que su oferta se sustancia en acuerdos puntuales que no requieren "tanto palacio".

Noticias Relacionadas