Viernes, 5 de Marzo de 2010

La roja también es bipolar

De los 23 seleccionados, sólo Torres, Villa, Silva, Marchena, Capdevila, Senna y Navas no tienen que ver con Barça o Madrid

LADISLAO JAVIER MOÑINO ·05/03/2010 - 08:00h

La procedencia de los jugadores de la selección.

"Debemos ser el reflejo de los clubes", asegura Vicente Del Bosque cuando se le pregunta por la composición del once que reventó a Francia en Saint-Denis. La alineación arrojó un dato revelador. La selección española, como la Liga, también se hace bipolar. Entre Barcelona (Piqué, Puyol, Busquets, e Iniesta) y Real Madrid (Casillas, Ramos, Arbeloa y Xabi Alonso) aportaron ocho titulares. Nueve si se considera a Cesc como hijo de La Masia. El Barça aporta desde la cantera y el Madrid, salvo Casillas, desde el talonario del que debió tirar este verano para cumplir con la promesas de españolizar el equipo.

"Tratamos de aprovechar los automatismos que los jugadores traen adquiridos de sus clubes, por eso digo que tenemos que reflejar lo que son en sus equipos. Si Silva y Mata en ataque hacen movimientos de pase y desmarque como en el Valencia, o si Puyol y Piqué saben cuándo y cómo tienen que ir al cruce, lo lógico es que lo aprovechemos", profundiza Del Bosque, que no le da demasiada importancia a que Barça y Madrid, primero y segundo en el campeonato liguero, copen sus alineaciones: "Es una mera coincidencia". Sin embargo, también es reseñable que Villa y Silva jueguen en el equipo que es tercero en la tabla. Son las únicas incrustaciones en esa bipolaridad y tienen que ver con el ataque. Defensa, contención en el medio y creación llevan el sello en su mayoría de Real Madrid y Barça.

Con Arbeloa en el lateral zurdo se

Más en el banquillo

La bipolaridad de la selección como espejo de la Liga aumenta si se hace un recuento del banquillo de París y el presente y pasado de sus integrantes: Xavi, Reina, Güiza (Barcelona), Albiol, Mata, Diego López y Negredo (Real Madrid). De los 23 seleccionados, Villa, Silva, Marchena, Navas, Capdevila, Senna y Torres no han tenido nada que ver con Barça y Madrid. Aunque algunos como a los dos valencianistas y al sevillista se les ha relacionado alguna vez con ambos clubes.

"El partido ante Bélgica en Riazor fue el que nos reforzó la idea", ha reconocido Del Bosque en más de una ocasión. De aquel repaso a los belgas (5-0) salió reforzada la pareja de mediocentros que se ha consolidado como fija de cara al Mundial: "Con nosotros, Xabi juega más adelantado que en el Real Madrid para aprovechar su llegada. O su capacidad para robar cerca del área contraria y generar una jugada de gol como hizo en el segundo tanto: recuperó y abrió a Ramos. Xabi no nos hace tanta falta anclado en el círculo central. Busquets ya nos da ese equilibrio porque tiene un sentido tremendo del juego colectivo. Si sube un lateral, él siempre hace bien la cobertura porque es muy inteligente. Puede que no tenga tanto pase, pero tampoco tiene por qué ser esa su función", analiza el seleccionador. Entre los automatismos de los que habla Del Bosque, Busquets protagoniza el puente de conexión en la salida del balón de los centrales.

La pareja de pivotes Alonso-Busquets se consolidó ante Bélgica en Riazor

Otra decisión en Sain-Denis reforzó esa idea de bipolaridad: la incursión de Arbeloa por Capdevila. Con ello, el bloque defensivo estaba compuesto por Madrid y Barça al completo. Si en la suplencia de Xavi había una clara apuesta de Del Bosque por dosificarle, en la inclusión de Arbeloa se entremezclan su actual momento de forma, la intención de dotar de una mayor solidez defensiva al dibujo y también, aunque en menor medida, la de no quemar a Capdevila. "No es la primera vez que utilizamos a Arbeloa en esa posición, pero tampoco estamos descontentos con Capdevila. No tengo las estadísticas a mano, pero también es un futbolista que con nosotros ha jugado muchos minutos y en su club lo ha jugado prçácticamente todo", finaliza Del Bosque.