Viernes, 5 de Marzo de 2010

La crisis no es lo mismo en Aragón que en Extremadura

Funcas revisa a la baja la previsión de PIB de 2010 por el menor gasto público

ANA TUDELA ·05/03/2010 - 08:00h

Caída del PIB en 2009

La economía española se encogió en 2009 con respecto a 2008. El país en su conjunto no fue capaz de igualar el valor de la producción de bienes y servicios (PIB) del ejercicio anterior. Pero tras las cifras nacionales se incluye la suma de las economías de las 17 comunidades autónomas. Todas cayeron, según la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas). Sin embargo, hay toda una variedad de motivos entre el Cabo de Gata y el de Finisterre.

Hay un mundo entre el 2,09% que cayó el PIB en Extremadura (el menor descenso si no se tiene en cuenta Ceuta y Melilla) y el 4,66% que cayó la economía de Aragón. Esta última, por ejemplo, se vio afectada durante los tres primeros trimestres del año por la comparación con 2008, año de la Expo de Zaragoza.

Si el sector industrial, con un descenso del 13,71%, fue el que peor se comportó a nivel nacional (con una caída del 6,73% en las ramas energéticas y del 14,54% en las manufactureras), en la Comunidad Valenciana la rama energética creció un 2% frente al descenso del 15% en Castilla y León. La industria manufacturera, que perdió la senda del crecimiento arrastrada por la menor demanda de bienes que provocó la crisis inmobiliaria, cayó por encima del 16% en Aragón, Asturias, Murcia y Galicia.

La aportación nacional del sector de la construcción cayó un 6,3%, pero Andalucía "casi duplica la media nacional" con una caída del 12,14%. Le siguieron Murcia, Canarias y Baleares, con descensos entre el 8 y el 9%. Navarra fue la menos afectada (-2,2%).

En cuanto a la balanza de pagos exterior, siete autonomías lograron saldos positivos, con Navarra, Baleares, Madrid, País Vasco y Cataluña a la cabeza.

El efecto de recortar el gasto

Funcas revisó ayer a la baja sus estimaciones para el conjunto de la economía española, para la que espera una caída del 0,7% en 2010 (frente al 0,5% anterior) y un crecimiento del 0,8% en 2011 (frente a la estimación previa del 1,3%). El motivo no es otro que "el impacto de las medidas de recorte del gasto público destinadas a reestablecer el equilibrio fiscal". Es decir, que no queda otra que recortar el consumo y la inversión de las administraciones, pero su menor gasto frenará la economía.