Viernes, 5 de Marzo de 2010

Confirmado: un asteroide mató a los dinosaurios

Una revisión de los datos previos descarta la teoría alternativa de los volcanes

AINHOA IRIBERRI ·05/03/2010 - 08:00h

AINHOA IRIBERRI - Recreación del impacto.

La extinción masiva del Cretácico-Terciario, que acabó con la mitad de todas las especies de la Tierra incluyendo a los dinosaurios hace aproximadamente 65 millones de años, se debió a la colisión de un asteroide con la superficie del planeta. Es la conclusión que publica hoy en Science un panel de 41 expertos de todo el mundo, incluyendo a tres españoles del Instituto Universitario de Investigación de Ciencias Ambientales de Aragón (IUCA).

Con este trabajo, que ha revisado todas las evidencias científicas sobre el asunto, se descarta la otra hipótesis para explicar la extinción: que la actividad volcánica registrada en la región india del Decán antes del suceso había provocado un enfriamiento de la atmósfera y la consecuente lluvia ácida a escala global, que habría acabado con la mayoría de las especies animales de aquel momento.

Evidencias anteriores

Los especialistas liderados por el investigador de la Universidad de Nuremberg (Alemania) Peter Schulte analizaron el trabajo de los paleontólogos, geoquímicos, geofísicos y sedimentólogos que habían estudiado las evidencias sobre la extinción (también llamada del límite K/T) a lo largo de las dos últimas décadas.

Los registros geológicos demuestran que el evento que generó la extinción destrozó el ecosistema marino y terrestre rápidamente, lo que supone que el impacto del asteroide es la única explicación plausible de la pérdida zoológica.

La supererupciones volcánicas del Decán duraron aproximadamente un millón y medio de años y, a pesar de su fuerza, sólo provocaron cambios menores en los ecosistemas marino y terrestre en los 500.000 años anteriores a la extinción. Además, estudios elaborados con modelos de computación sugieren que la expulsión de gases como el sulfuro hacia la atmósfera generado tras cada erupción tenía un efecto a corto plazo, lo que no podía causar suficiente daño para generar una extinción masiva como la que sucedió.

La investigación de Science aporta, además, datos sobre la colisión del asteroide, que chocó contra la Tierra en Chicxulub, Yucatán (México). El asteroide, de alrededor de 15 kilómetros de ancho, impactó a la Tierra con una fuerza 1.000 millones de veces más potente que la bomba atómica que se lanzó sobre Hiroshima (Japón) en 1945.

La colisión del asteroide introdujo material a gran velocidad en la atmósfera, lo que desencadenó una serie de eventos que implicaron que en todo el mundo se hiciera invierno, lo que supuso la aniquilación de muchísimas especies animales en cuestión de días.