Jueves, 4 de Marzo de 2010

La Fiscalía pedirá 21 años y 7 meses para los etarras Unai Fano y María Lizarraga

EFE ·04/03/2010 - 19:17h

EFE - José Vázquez Plazas (i), guardia civil asesinado en el atentado perpetrado por ETA en octubre de 1980 en Salvatierra (Álava), en el que también mató a otros dos guardias civiles e irió a Lauren Gorospe (d), uno de los organizadores de una prueba ciclista. EFE/Archivo

La Fiscalía de la Audiencia Nacional pedirá 21 años y 7 meses de cárcel para los presuntos etarras Unai Fano y María Lizarraga, detenidos en Francia en 2008 y extraditados a España tras ceder su jurisdicción el país galo, por delitos de pertenencia a banda armada y tenencia de armas, entre otros.

Así consta en el escrito de conclusiones provisionales del fiscal presentado ante la sección cuarta de la sala de lo penal del tribunal, encargada de juzgar a Fano y Lizarraga, que, tras Garikoitz Etxeberria y Asier Larrinaga, han sido los segundos presuntos etarras a los que se les ha aplicado la figura de la denuncia oficial, por la cual serán juzgados en España también por los delitos que hayan podido cometer en el país galo.

El fiscal relata en su escrito, al que ha tenido acceso Efe, que Fano y Lizarraga, arrestados cuando estaban acampados en una zona denominada Chorigneux, próxima a la localidad de Trelins, habían robado dos vehículos a los que cambiaron las matrículas y en los que se halló documentación sobre otros coches sustraídos en Francia.

En la guantera del Opel Zafira se encontraron detonadores que constituían dos sistemas de activación de artefactos explosivos, uno con un temporizador como los habitualmente empleados por ETA y el otro con cable-mando; y en el maletero del coche se halló un cilindro metálico de 30 centímetros de largo por 10 de diámetro con pentrita y clorato sódico con sacarosa y azufre.

Añade el fiscal que en la tienda de campaña se intervinieron una placa, varias tarjetas de la Guardia Civil, diversos DNI y permisos de conducir, todos ellos con las fotografías de Fano y Lizarraga y con identidades falsas.

Los acusados tenían también una carta mecanografiada en euskera y firmada por "FAL", que corresponde al aparato de falsificación de ETA y va precedido de la frase "Golpear fuerte hasta obtener la independencia y el socialismo".

Además, señala el ministerio público, los acusados poseían dos pistolas de la marca "Smith & Wesson" -una del calibre 38 Sp y otra del 22 LR- con cinco y seis cartuchos para cada una, y según consta, estas armas habían sido robadas a mano armada con secuestro el 23 de octubre de 2006 en las dependencias de la empresa "Sidam", situada en la localidad francesa de Vauvert.

A los acusados se les imputan un delito de pertenencia a organización terrorista, uno de tenencia de armas de guerra, otro de componentes de aparatos explosivos, uno continuado de falsificación en documento oficial y otro continuado de hurto de vehículo de motor.

Fano y Lizarraga fueron entregados por Francia el 18 de diciembre de 2008 a través del procedimiento de la denuncia oficial después de que el Tribunal de Apelación de Versalles diera su visto bueno para su entrega.

En este caso concreto, las autoridades francesas presentan ante la Justicia española los cargos por los que Fano y Lizarraga están inculpados en Francia para que se les juzgue por esos delitos en España.