Jueves, 4 de Marzo de 2010

Euskadi impulsa un nuevo modelo educativo trilingüe

Establece un mínimo de cinco horas por semana en euskera, castellano e inglés

GUILLERMO MALAINA ·04/03/2010 - 00:30h

Reuters - Alumnos de una ikastola en San Sebastián.

El Gobierno vasco dio ayer el primer paso para desarrollar en la enseñanza un modelo trilingüe en euskera, español y una lengua extranjera. La consejera de Educación, la socialista Isabel Celaá, presentó en el Parlamento vasco los criterios que guiarán un proyecto piloto en 40 colegios durante tres años a partir del próximo curso. La primera pauta es que a cada idioma se dedique un "mínimo" de cinco o seis horas cada semana en las aulas.

El Departamento vasco de Educación confía en que esta prueba permita diseñar un solo modelo trilingüe que sustituya la actual diversificación de opciones: A (en español con el euskera como asignatura), B (bilingüe) y D (en euskera con el español como asignatura). En palabras de Celaá, este proyecto piloto no es "una experimentación más. Se hace con un propósito claro: superar el sistema de modelos".

El Departamento vasco de Educación desea avanzar en ese camino sobre el consenso con todas las fuerzas políticas y los representantes del sistema educativo. Ayer, Celaá recibió un primer aval por parte del PNV, el PP, Aralar, EA y EB para desarrollar este proyecto en 40 centros escolares públicos y concertados. Todas las formaciones coincidieron, eso sí, en una misma exigencia: la necesidad de fijar con claridad los niveles lingüísticos que deberán alcanzar los alumnos que participen en esta prueba experimental para su fin, en 2013, poder calibrar la idoneidad del nuevo modelo.

Deja libertad a los centros para adaptar su propio modelo trilingüe

Las bases de la prueba piloto

La experimentación del Marco de Educación Trilingüe, como ya se ha bautizado, se basará sobre distintos criterios. El Gobierno vasco hará primero una selección de los centros que se muestren interesados en participar en el mismo con la adhesión de las familias. El nuevo modelo se comenzará a impartir entre 2.000 alumnos de cuarto curso de Educación Primaria y/o primero de Secundaria. Cada una de las lenguas (euskera, español e inglés), además de como asignatura, se deberá usar un mínimo de cinco a seis horas en la enseñanza de todas las materias, como Ciencias, Historia o Matemáticas. Esta es la base mínima que establece Educación y, a partir de ahí, deja libertad a los centros para que diseñen su propia propuesta trilingüe.

Los partidos ven con buenos ojos el plan de Celaá, abierta a negociar

La consejera de Educación incidió en que la experiencia en la enseñanza vasca los últimos 30 años da las dos claves para el éxito del "tránsito" del actual sistema de modelos a uno trilingüe: "El acuerdo entre las fuerzas políticas y los agentes educativos, y el máximo respeto a la autonomía de los centros docentes para elaborar sus propios proyectos lingüísticos". Se mostró por ello abierta a una negociación a varias bandas sin límites.

La Confederación de Madres y Padres de la Escuela Pública Vasca (EHIGE, en sus siglas en euskera) aún debe analizar el proyecto piloto anunciado ayer por el Ejecutivo vasco, pero se mostró de acuerdo en que la autonomía de cada colegio es básica para la normalización lingüística. Según explicó la coordinadora de esta federación, Ana Eizagirre, "cuando hablamos de la desaparición de los actuales modelos A-B-D, nos referimos a que cada centro tenga su propio proyecto. No puede existir un modelo que sirva para todo el alumnado, de hecho los modelos en la actualidad tienen diferentes aplicaciones. Pero, cada centro debe garantizar el bilingüismo para dar el salto al trilingüismo".

Esta confederación plantea, asimismo, que para garantizar el conocimiento de las lenguas oficiales a los estudiantes es necesario, además de un profesorado bilingüe, el desarrollo de actividades extraescolares e, incluso, la enseñanza "personalizada": "Sólo con esas medidas nos acercaremos a una situación de normalización lingüística".